Vídeo: Carme Forcadell, durante su comparecencia en el Parlament - AFP

Carme Forcadell renuncia a presidir el Parlament

La hasta ahora presidenta de la cámara catalana deja su cargo para dejar paso «a una nueva figura libre de procesos judiciales»

BarcelonaActualizado:

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, renuncia a la presidencia del Parlament y no repertirá en el cargo, tal y como ha anunciado ella misma este jueves en una comparecencia en la cámara catalana. Forcadell, que sí que seguirá como diputada por ERC, ha calificado la legislatura de «breve, intensa y excepcional» y, después de hacer balance de la actividad de la cámara durante estos dos años, ha confirmado que no se postulará para repetir en el cargo. «Considero que he cerrado un ciclo», ha dicho Forcadell, quien considera que «el nuevo momento político requiere de una nueva figura libre de procesos judiciales».

«Siempre he actuado con voluntad de respetar el derecho de expresión de los diputados. En el Parlament hay que poder debatir libremente, y antes de vetar un debate habría dimitido», ha asegurado Forcadell, quien ha censurado en su balance la «judialización de la política» a la «insólita situación» en la que se encuentran los miembros de la mesa por permitir el debate de resoluciones impugnadas por el Tribunal Constitucional. «En el Parlament se debe poder hablar de todo. El día que abramos la puerta a la censura ya no la podremos volver a cerrar», ha añadido.

La decisión de la hasta ahora presidenta de la cámara catalana se suma a la baja, a principios de semana, del también republicano Carles Mundó, quien precisamente sonaba como sustituto de Forcadell si finalmente ésta no repetía en el cargo.

Con la renuncia de Forcadell, ahora habrá que buscar otra persona que quiera asumir esta responsabilidad. Una de las alternativas podría ser, según algunas fuentes Ernest Maragall, exconsejero del PSC durante el gobierno de José Montilla y actualmente diputado electo por la lista de ERC. Se de el caso de que Maragall también será el presidente de la Mesa de Edad de la sesión constitutiva del Parlament del próximo 17 de enero.

En los últimos días se había especulado con que la decisión de Forcadell de repetir o no en el cargo estaría vinculada a la fórmula de investidura del nuevo presidente de la Generalitat y la posibilidad de que se vuelva a forzar el reglamento del Parlament para que Puigdemont sea investido, lo colocaría de nuevo a Forcadell bajo la lupa de la justicia. Con todo, Forcadell no se ha querido referir hoy a qué debería hacer la nueva mesa del Parlament ante la posibilidad de una investidura telemática o por persona interpuesta de Puigdemont.

De hecho, uno de los elementos que ha condicionado su decisión es el proceso judicial en el Tribunal Supremo que ya tiene abierto por varios delitos vinculados con la tramitación parlamentaria de iniciativas del proceso independentista. El pasado día 9, por orden del juez del TS Pablo Llanera, Forcadell ingresó una noche en prisión preventiva, de la que pudo salir al día siguiente después de que la Asamblea Nacional Catalana (ANC) abonara la fianza, a través de su «caja de solidaridad».

Forcadell, llegada a la política parlamentaria desde su cargo como presidenta de la ANC, ingresó en el Parlament en las elecciones de 2015 como diputada de la candidatura de Junts pel Sí, a la que accedió como independiente. Dos años después, y a pesar de las dudas que surgieron tras su imputación y declaración en el Supremo, finalmente también concurrió a las elecciones del 21-D como número cuatro de la lista de Esquerra, liderada por el exvicepresidente catalán Oriol Junqueras, en prisión, y la secretaria general de ERC, Marta Rovira, como número dos.