Cataluña

La CUP anticipa una legislatura agónica para Quim Torra y el independentismo

Los anticapitalistas anticipan una legislatura difícil, al no coincidir con el candidato que investirán hoy en la mayoría de cuestiones económicas, sociales y políticas

BARCELONAActualizado:

La CUP investirá hoy a Quim Torra con una abstención «crítica», pero no quiere renunciar a hacer oposición a su Gobierno, con el que no coinciden prácticamente en nada. Así las cosas, el líder de los antisistema Carles Riera ha advertido hoy que aunque darán un voto de confianza al candidato neoconvergente y permitirán que sea investido en la segunda vuelta del debate de investidura que se celebra este lunes, lo harán forzados por la situación de «excepcionalidad anti-represiva», que a su juicio vive Cataluña.

«A veces uno sabe en qué lado tiene que estar solo con ver quién está en el otro lado», ha resumido el jefe de filas de los anticapitalistas en el Parlament, resumiendo su posición poco entusiasta con una frase de Leonard Cohen. No en vano, ayer la CUP decidió desbloquear la investidura absteniéndose hoy pero pasando a la oposición «para impulsar políticas republicanas en favor de las clases populares, mantener las soberanías, desde la desobediencia civil no violenta y desde las instituciones cuando haga falta».

Según ha explicado Riera, la CUP está del lado de una república que consideran fundada el 1-O, que ha calificado de democrática, antirracista, antifascista, no identitaria, ha dicho en referencia a los artículos y tuits etnicistas del candidato Torra. Asimismo, los anticapitalistas han vuelto a criticar inconcreción en las medidas sociales de Torra, que consideran claves para ampliar la base que respalde la república.

Sin mayoría y con los puentes rotos

«No podemos dar apoyo a su Govern porque no se plantea en forma de desobediencia, de confrontación», ha concluido Riera, anticipando así una legislatura difícil para Torra, que tendrá serios problemas para tirar adelante su plan de Gobierno sin mayoría absoluta -Junts per Catalunya y ERC solo tienen 66 de los 135 diputados del Parlament-, con los «cupaires» de espaldas y con toda la oposición constitucionalista en contra. En su réplica a los la CUP, Torra ha intentado lanzar un guiño a los anticapitalistas, a los que ha pedido que lo ayuden y estén atentos por si cae en el «autonomismo».