Miriam Ponsa, ayer durante el desfile
Miriam Ponsa, ayer durante el desfile - INÉS BAUCELLS

Un mensaje de independencia se cuela en la pasarela de Barcelona

La diseñadora Miriam Ponsa presenta una colección inspirada en el derecho a decidir y la lucha por la independencia de la India de Gandhi

BARCELONAActualizado:

Este martes 30 de enero era esperado con ansia por muchos catalanes que amanecieron con la duda de cuál sería la reacción de Carles Puigdemont en el día en que, se suponía, sería investido. Finalmente, el pleno que le designaría presidente de la Generalitat se suspendió, pero no las expresiones en contra y a favor de su actuación. Uno de los campos en los que se expresó una opinión sobre la situación política en Cataluña fue el de la moda, donde la diseñadora Miriam Ponsa, una de las participantes en la 080 Barcelona Fashion, hizo referencia de manera indirecta a la independencia catalana. Con una colección inspirada en Mahatma Gandhi y su lucha por la independencia de India, la creadora puso sobre la pasarela un mensaje: «Esta colección es un manifiesto».

A través de una serie de prendas holgadas, de tonos grises y púrpuras, Ponsa hizo hincapié en mensajes que reivindicaban el derecho de los pueblos a tomar sus propias decisiones. Algunas modelos caminaban descalzas, arrastrando los pies en señal de protesta, y la indumentaria de la colección de Ponsa consistió en prendas impregnadas con frases de Gandhi tales como «Sé el cambio que quieres ver en el mundo».

Casi como una respuesta a la iniciativa de Ágatha Ruiz de la Prada, quien en las pasarelas madrileñas colocó la bandera española y el himno nacional, Ponsa centró su reivindicación en la pasarela catalana en dos mensajes: libertad para decidir y paz. El cierre de su desfile fue una ofrenda de sal de las modelos, en un claro homenaje a Gandhi y su lucha por la no-violencia. Y es que, buscando inspiración en el mundo de las minas, la diseñadora encontró la historia de la Marcha de la Sal de Gandhi, en la que vio «un paralelismo con la situación que se está viviendo en Cataluña». De ahí que la propuesta de Ponsa incorpore símbolos como el color amarillo o la cuerda como símbolo de la «opresión».