Cataluña - Economía

La patronal advierte que el Brexit perjudicará las exportaciones de las pymes

La presidenta de Fepime, María Helena de Felipe, reclama que las universidades y centros de FP atiendan las necesidades de las empresas para que la formación se traduzca en empleo

María Helena de Felipe, presidentad de Fepime
María Helena de Felipe, presidentad de Fepime - ABC

María Helena de Felipe, presidenta de Fepime, asegura que las pequeñas y medianas empresas españolas van a ser las grandes perjudicadas del Brexit, ya que «saldrán perdiendo en sus exportaciones porque pagaremos un precio más alto para hacer nuestras transacciones».

Para la también vicepresidenta de la Confederación de Cepyme-España y de la UEAPME, Confederación de Asociaciones y Federaciones de las Pequeñas y Medianas Empresas en Europa, «en el momento en que se firmen convenios de colaboración entre Reino Unido y el resto de países, las pymes españolas van a salir perdiendo». Sin embargo, en declaraciones al programa «Converses» de Cope Cataluña-Androrra, De Felipe también ha afirmado este sábado que el Brexit puede suponer una oportunidad económica para nuestro país, sobre todo si logramos atraer «las finanzas islámicas, que suponen el 30% de todos los fondos de la City londinense» y que en estos momentos empiezan a estudiar moverse a otros lugares de la Unión Europea.

En ese sentido, la portavoz de la patronal vería con buenos ojos que las inversiones islámicas llegaran a España, aunque teme «que la situación política juegue en su contra», entre otras razones para poder adaptar la legislación a este tipo de fondos musulmanes solidarios. Al tiempo, considera que en nuestro país «estamos olvidando los mercados de proximidad mientras concentramos esfuerzos en misiones empresariales a remotos países».

La presidenta de la patronal de la pequeña y mediana empresa, ha alertado que la disolución por de la Confederación del Comercio de Cataluña (CCC) al no poder hacer frente a una deuda de varios millones de euros, «puede pasar a otras asociaciones», dado, argumenta, a que el 80% de sus ingresos «proceden de subvenciones públicas». Unas ayudas que, debido a los recortes presupuestarios por la crisis económica y a la discrecionalidad de las administraciones, "puede derivar en más casos en Cataluña y en el resto de España» de liquidación de otras organizaciones, como los sindicatos.

Las universidades no escuchan

En relación a la sobreocupación que afecta a muchos sectores laborales de nuestro país, Maria Helena de Felipe se ha mostrado partidaria de que los empresarios orienten a las universidades para que se diseñen planes de estudios en función de las necesidades de la economía. Dado su doble nacionalidad hispano-finlandesa, De Felipe ha indicado que en ese país del norte de Europa «son las organizaciones empresariales las que dicen qué empleos se necesitan en la sociedad, y las universidades y centros de formación ofrecen plazas en función de las necesidades del mercado». En Cataluña y el resto de España los empresarios sitúan este punto en todas sus conversaciones con el mundo universitario, pero la representante de la patronal asegura que «las universidades no escuchan las necesidades de las empresas».

En referencia a la situación política española, la presidenta de Fepime piensa que lo mejor es que haya un Gobierno lo antes posible, pero cree que producirán unas terceras elecciones. Preguntada sobre la posibilidad de un Gobierno de izquierdas, cree que no sería positivo para España. «Un Gobierno del PSOE con Podemos no es lo que los empresarios queremos, puesto que desplegarían unas políticas no deseables», ha señalado.

La presidenta de Fepime considera que en España «sólo se gobierna pensando en las grandes empresas, en el Ibex 35». La organización de pymes que preside en Cataluña representa a 40 organizaciones territoriales y a 20 sectoriales, con una suma de 230.000 empresas que emplean a un total de 1,5 millones de trabajadores. «Somos una confederación de asociaciones a las que damos el apoyo y visión...»

En cuanto a la polémica sobre la representatividad patronal en Cataluña, De Felipe asegura que ya no es problema. La decisión salomónica adoptada por el gobierno catalán de otorgar un 33% de representación a la gran patronal Fomento, a Fepime y a Pimec, «no me parece mal y resulta enriquecedor». En cuanto a la histórica y no lograda fusión de Fepime y Pimec para constituir en Cataluña una única patronal de la pequeña y mediana empresa, De Felipe considera que «no tenemos que gastar más esfuerzos porque creo que ambas organizaciones somos compatibles, porque ellos ofrecen servicios directos a sus asociados y nosotros somos cúpula».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios