Una de las salas que pueden verse en la exposición
Una de las salas que pueden verse en la exposición - ABC

Aniversario minimalista para la colección del Macba

El museo barcelonés exhibe 40 piezas para celebrar el 30 aniversario de su Fundación

BARCELONAActualizado:

Miralda y Pere Portabellapaseaban ayer por la nueva exposición de la Colección Macba que reúne cuarenta piezas minimalistas. A ellos se sumaban los patronos de la Fundación Macba y un grupo de galeristas. Era una mañana especial para el Macba porque se celebran los treinta años de su colección que ya cuenta con más de cinco mil adquisiciones.

La comisaria de la muestra, Antonia Maria Perelló, justifica su selección y explica que todas se engloban en un relato que reflexiona sobre lo que subyace bajo la piel de la obra de arte. Perelló encara la muestra número treinta y tres. «Pienso un tema y busco cuáles son las piezas más adecuadas para explicarlo», añade mientras relaciona una pieza de Doris Salcedo que representa unos zapatos empotrados y protegidos con una membrana que hablan de las mujeres desaparecidas en Colombia con «Enciclopedia», de Ignasi Aballí. «Esta sala está dedicada a la presencia y a la ausencia», sentencia.

Sigue unos pasos más adelante y se detiene en una sala donde «hemos reunido a tres mujeres escultoras de tres generaciones diferentes, Rita McBride, Sigalit Landau y Charlotte Poseneske; hay que tener en cuenta que hay muy pocas artistas europeas minimalistas». En esta pieza de Karla Black la pintura salta del cuadro y se convierte en escultura y por eso es una pareja perfecta de la obra de Ángela de la Cruz, que destroza pinturas convencionales con rabia. También se suma a la destrucción Perejaume que tritura una pintura con el marco y el cristal incluido para conseguir un compostaje.

No faltan piezas de vídeo como «Blue», de Derek Jarman. «Esta película es su particular homenaje a Yves Klein, a quien admiraba y a quien dedicó su último trabajo. Jarman murió de sida y realizó este trabajo bajo los efectos de las medicinas que tomaba para paliar el dolor; él declaró que los medicamentos le provocaban que viese todo azul».

La presidenta de la Fundación Macba, Ainhoa Grandes, destacó la intención del museo de dar más protagonismo a su colección, y por su parte la comisaria añadió que se proponen mostrar de forma estable a partir de otoño de 2018. Ambas declaran que «no damos por perdido ganar espacio con la conquista de la capilla de la calle Valldonzella».