Cataluña - Barcelona

CiU, C’s y PP fuerzan a Colau a revisar la normativa de terrazas

El consistorio aprueba en un pleno extraordinario modificar la ordenanza y corregir los problemas y quejas que ha generado

La Rambla del Poblenou, una de las calles con problemas por las terrazas
La Rambla del Poblenou, una de las calles con problemas por las terrazas - ORIOL CAMPUZANO

Tras enésimas polémicas, el Ayuntamiento revisará la ordenanza que regula la presencia de terrazas de bares en las calles de Barcelona. El consistorio aprobó ayer modificar la normativa municipal en un pleno extraordinario forzado por los grupos municipales de CiU, C’s y PP, que se aliaron hace un par de semanas para pedir la votación e intentar así poner orden y consenso a la normativa actual.

La propuesta de los tres grupos pedía, a grandes rasgos, modificar el texto e introducir los cambios necesarios en las distancias para garantizar el equilibrio de usos del espacio público, fue transaccionada con ERC. Todos ellos apoyaron la medida, que tuvo el rechazo de la CUP y la abstención del gobierno de BComú y PSC.

La medida exige al gobierno municipal de Ada Colau que en un mes corrija los problemas que ha generado la aplicación de la ordenanza, el más reciente de ellos este agosto en la Boquería. , donde la Urbana decomisó mesas y sillas a restauradores que carecían de la licencia correcta. En otras zonas, como la Rambla del Poblenou, la obligación de tener que reducir el número de meses provocó incluso que los restauradores convocaran una huelga de terrazas.

Entre otros aspectos, se propone modificar el manual operativo y la composición de la comisión técnica de terrazas, para asegurar la presencia de técnicos designados por los grupos municipales. Además, también pide aprobar las ordenaciones singulares pendientes y revisar las aprobadas sin el consenso suficiente para evitar «restricciones arbitrarias» .

«El debate de la marmota»

Desde CiU, Raimond Blasi abogó por modificar el plan para «dar seguridad ante la incertidumbre y ante la aplicación arbitraria», mientras que la líder de C’s, Carina Mejías, recordó los perjuicios que han sufrido los restauradores con la norma actual. El presidente del PP en Barcelona, Alberto Fernández, añadió que el de ayer era como «el debate de la marmota» y lamentó que desde hace más de un año se hable del tema y que Colau no haya actuado.

La concejal de Ciutat Vella, Gala Pin, reprochó las actuaciones llevadas al respecto por el anterior gobierno municipal de Xavier Trias y el edil de Arquitectura, Paisaje Urbano y Patrimonio, el socialista Daniel Mòdol, añadió que la actual ordenanza es inaplicable y espetó a los promotores de la sesión que «en lugar de plenos extraordinarios y hacer perder el tiempo, lo que hacemos es trabajar, algo que se nos da bastante mejor que a buena parta de ustedes».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios