Puigdemont y el Rey, ante la mirada de Sáenz de Santamaría, esta mañana en Barcelona - INÉS BAUCELLS
CATALUÑA

El Rey recuerda en el homenaje a Barcelona'92 que los éxitos se consiguen trabajando juntos

El monarca, de visita a la capital catalana para conmemorar el 25 aniversario de la cita olímpica, reivindica la generosidad y solidaridad para mejorar el progreso

BARCELONAActualizado:

«Los Juegos Olímpicos del 92, así pues, pusieron de relieve ante el mundo y ante nosotros mismos lo que somos capaces de hacer y los grandes éxitos que podemos conseguir cuando trabajamos conjuntamente y en una misma dirección, cuando sumamos el esfuerzo de todos». Con estas palabras, pronunciadas en catalán, y ante el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, el Rey Felipe ha reclamado unidad en un acto de conmemoración de los Juegos Olímpicos de 1992.

«Los Juegos de Barcelona fueron justamente esto: el producto del esfuerzo, de la generosidad, de la solidaridad y del compromiso de todos; de la unidad de todos alrededor de un proyecto que contó con la colaboración entre todas las administraciones», ha reiterado el Rey, durante su intervención en los actos del 30 aniversario de la apertura del Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat del Vallès (Barcelona), enmarcados en el 25 aniversario de los JJ.OO. dado que su fundación estuvo vinculada a la designación de Barcelona como sede olímpica y paralímpica.

Durante su intervención, el Monarca ha recordado que «todos juntos continuaremos nuestra trayectoria impulsando, mejorando y acrecentando el progreso que hemos sabido lograr durante décadas de esfuerzo solidario, de espíritu de concordia y de confianza en el futuro».

En el acto ha coincidido con Puigdemont, así como la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría y el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo. También han acudido a la cita, entre otros, el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach; el del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, el presidente del Consejo Superior de Deportes, José Ramón Lete, los consellers Raül Romeva y Josep Rull y el delegado del Gobierno central en Catalunya, Enric Millo.

Por su parte, el presidente catalán ha destacado durante su intervención el carácter de libertad de los Juegos así como el hecho de que el catalán fue oficial durante el evento mundial. «La llama olímpica que iluminó la ilusión y el deporte simbolizan el compromiso que aglutina a las instituciones públicas y la sociedad civil para construir una sociedad mejor a través del deporte», ha apuntado. Durante su discurso, Puigdemont también ha comentado que «Cataluña siempre ha apostado por el respeto, el diálogo y el pacto».

«Estelada» y cartel reivindicativo

Durante el inicio de su, discurso uno de los asistentes se ha levantado en silencio y ha mostrado una «estelada», que los responsables de seguridad han retirado rápidamente. Tras ello, la misma persona ha mostrado un pequeño cartel con el lema «Queremos votar», que también le ha sido retirado. Al encontrarse en las últimas filas del evento, las autoridades no se percataron del incidente. También fuera del CAR, algunos ciudadanos han recibido al Monarca con banderas de España, y otros con mensajes independentistas, todo ello sin que se produjeran incidentes.

Por la tarde, el Monarca estará en la recepción organizada por el Ayuntamiento de Barcelona en la que se quiere homenajear a los atletas, donde volverá a coincidir con Carles Puigdemont. La cita será en el Palauet Albéniz, muy cerca del anillo olímpico que hizo vibrar a todo el mundo en 1992 con los que son considerados los mejores Juegos Olímpicos de la historia.