La alcaldesa, esta mañana durante el pleno extraordinario
La alcaldesa, esta mañana durante el pleno extraordinario - INÉS BAUCELLS

Colau consuma su doble fracaso con el tranvía y la «multiconsulta»

La oposición rechaza en un bronco debate la «chapuza» que el Ayuntamiento pretendía hacer con la votación y la poca claridad del proyecto ferroviario

BARCELONAActualizado:

De proyectos estrella a proyectos estrellados. La unión de los dos tranvías de Barcelona por el centro de la ciudad, que lleva décadas sobre la mesa y que Ada Colau pretendía convertir en uno de sus grandes éxitos de mandato, y el avance de la "multiconsulta" ciudadana, otro de los temas estelares de sus previsiones municipales, han recibido dos más que previsibles varapalos en el pleno municipal extraordinario que tenía que hacerlos avanzar.

Por un lado, la oposición ha rechazado en una votación aprobar el protocolo para realizar las obras y ejecutar el servicio ferroviario de unión de los dos tranvías. A grandes rasgos han dejado claro que no están en contra de la conexión del tranvía como tal y que comparten, con sus matices, los beneficios de la iniciativa pero sí que rechazan rotundamente la manera cómo el gobierno municipal lo ha gestionado. Trazado, inversión pública, costes que el Ayuntamiento debería asumir, explotación o estudios de viabilidad partidistas son algunos de los aspectos que han puesto en cuestión.

ERC, a quien el gobierno municipal ha estado suplicando el apoyo hasta el último momento, ha sido especialmente crítico con el proyecto. "Estamos en contra de que se engañe a la ciudadanía", ha defendido el republicano Jordi Coronas, que ha lamentado que las formas de la propuesta actual acabarían, entre otros aspectos, beneficiando con dinero público a operadores privados.

Durante el debate, los republicanos y el PSC han aconsejado al gobierno municipal retirar la votación para esquivar así un nuevo fracaso. Además, durante el turno del gobierno, la edil Janet Sanz ha reprochado a ERC que "quienes llevan tres años bloqueando el tranvía son ustedes" y ha acabado asegurando a Alfred Bosch, el líder republicano, que "su 'no' le invalida como alcaldable".

La alcaldesa ha lamentado la votación porque "este no es el tranvía de Colau, es el tranvía que los vecinos y las entidades llevan años reclamándolo". La medida no ha prosperado, a pesar de que ha contado con los votos del PSC, que ha apoyado el proyecto por coherencia histórica con su ideario municipal, y del concejal no adscrito. PDECat, ERC, Cs, PP y la CUP han dicho "no" a la propuesta.

La multiconsulta, otro fracaso

El pleno ha arrancado con otro tema no menos polémico: la votación para concretar las preguntas que tenía que incluir la "multiconsulta" ciudadana que Colau quiere impulsar este mes de mayo en Barcelona. Tras un debate muy tenso y cargado de críticas, esta votación ha acabado en otro fracaso para el gobierno municipal, ya que no ha prosperado ninguna de las preguntas. Y con ella, la consulta está prácticamente enterrada.

El gobierno municipal, por una parte, ha retirado "in extremis" sus preguntas del orden del día. El gobierno y los partidos de la oposición podían presentar propuestas, y el equipo de Colau, el único que lo ha hecho, ha preferido una retirada antes que una derrota. Las dos propuestas por la ciudadanía (sobre la municipalización del agua y sobre el cambio de nombre de la plaza Antonio López) han recibido dos "no" rotundos.

Así, la oposición ha cargado duramente contra la votación popular, en gran parte por las dudas jurídicas y las diez denuncias que ha copado el proyecto, que ha sido considerado en varias ocasiones como "una auténtica chapuza". "Si hubieran querido hacer una consulta de interés general lo habrían hecho de otra manera", le ha espetado a Colau Carina Mejías, primera edil de Cs en el Ayuntamiento.

Además, ha habido grupos que han lamentado que las preguntas propuestas tienen un claro partidismo de fondo, ya que Colau ha defendido la municipalización de servicios públicos y ha fomentado la retirada de la estatua de homenaje a Antonio López. "Queremos consultas, pero rechazamos que se pregunte solo lo que los amigos de la alcaldesa quieren", ha denunciado el líder del PP en Barcelona, Alberto Fernández.

Incluso la CUP, que podría parecer la formación más aliada en este tipo de proyectos con BComú, ha criticado duramente la multiconsulta. A su parecer, "la consulta no es vinculante por lo tanto esto no es participación real", ha denunciado la concejal Maria Rovira, entre otros argumentos

El Ayuntamiento, por su parte, se ha escudado a recordar que se han presentado 23.000 apoyos para preguntar por la gestión municipal del agua y otros 15.000 para cambiar de nombre la plaza de Antonio López. Tanto la concejal de Participación, Gala Pin, como la propia alcaldesa han ha cargado duramente contra Agbar, a quien consideran que está detrás de la ofensiva contra la multiconsulta por abordar cuestiones que afectan a su negocio. También contra los grupos de la oposición, a quienes ha reprochado que han conseguido "un paso atrás como Ayuntamiento y contra la soberanía municipal".

Estudiarán una impugnación

El consistorio, sin embargo, no da por enterrada la "multiconsulta". Los servicios técnicos y jurídicos del Ayuntamiento están estudiando si la votación de esta mañana puede haber incumplido el Reglamento de Participación Ciudadana, porque según defienden las preguntas de iniciativa ciudadana solo se pueden denegar si son contrarias al ordenamiento jurídico.

Con todo, y a la práctica, encontrar hueco en el calendario para celebrar la votación ciudadana es prácticamente imposible. El mismo reglamento prohíbe que tenga lugar a poco tiempo de unas elecciones municipales y de cara a la organización de esta consulta parece que queda poco tiempo.