La Barceloneta, en una imagen del verano pasado, tiene una calidad «buena» de su agua de baño
La Barceloneta, en una imagen del verano pasado, tiene una calidad «buena» de su agua de baño - ÍNÉS BAUCELLS
PLAYAS

¿Por qué dos playas de Barcelona han perdido la bandera azul?

La Barceloneta la Nova Icària no tendrán el distintivo de excelencia este verano por la calidad de su agua

BARCELONAActualizado:

Que Madrid haya conseguido una bandera azul, en un pantano, y que Barcelona las haya perdido en dos de sus playas más ilustres, Barceloneta y Nova Icària, ha puesto la mirada sobre estas distinciones y ha despertado, en algunos sectores, las dudas sobre si las calas de Barcelona tienen buena calidad. Desde la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC), la ONG española que depende de la Fundación para la Educación Ambiental –de ámbito europeo y que entrega estos distintivos ambientales desde 1982–, confirman la buena salud del litoral barcelonés.

La pérdida de las dos banderas, explican a ABC, se debe a que ambas playas han obtenido en los testeos efectuados una calidad sanitaria del agua de baño buena, pero no excelente, como requieren las pautas para dar la distinción. Estos criterios, establecidos a nivel internacional, se basan en la media de varias muestras recogidas en los últimos cuatro años.

Cumpliendo con los parámetros, y cumpliendo también los requisitos en otros ámbitos que exige la ADEAC, en 2017 siete de las diez playas de Barcelona –Nova Mar Bella, Mar Bella, Bogatell, Nova Icària, Barceloneta, Sant Miquel y Sant Sebastià– obtuvieron la calificación de «excelencia» en su agua. Este año, la han perdido Barceloneta y Nova Icària, cuyas aguas se quedan con un «bueno» de nota. Las otras cinco tendrán ondeando desde junio las prestigiosas banderas azules.

Fuentes de la Agencia Catalana del Agua (ACA) relatan que la bajada «no se debe al descenso de la calidad y no supone un empeoramiento». El motivo, exponen, son las lluvias intensas que se han producido en los últimos meses, que alteran momentáneamente la calidad del agua y cuya alteración puede perdurar durante las 24-48 horas posteriores.

Como en el Cantábrico o el Atlántico

«Las playas de Barcelona cumplen perfectamente con las directivas y tienen muy buena calidad», asegura a ABC Virginia Yuste, vicepresidenta de ADEAC, que destaca que una simple muestra con lluvia puede afectar la excelencia del agua. En este sentido, ejemplifica que las playas del Cantábrico o del Atlántico suelen quedarse sin banderas azules por la elevada cantidad de diluvios en la zona.

Yuste remarca la larga trayectoria de Barcelona con la gestión del agua y recuerda el buen trabajo conseguido con los trece tanques de tormenta que tiene la ciudad bajo tierra y que se encargan de retener las cantidades caídas. Así, se evita que el agua con sustancias tóxicas acabe al mar y se protege más las zonas de baño.