Monumento dedicado a Eusebio Güell en la Colonia Güell
Monumento dedicado a Eusebio Güell en la Colonia Güell - ABC

El Palau Güell celebra el centenario de la muerte de Eusebio Güell Bacigalupi

El Any Güell propone exposiciones, rutas guiadas y conciertos dedicados al que fuera mecenas de Antoni Gaudí

BARCELONAActualizado:

El 9 de julio de 1918 moría Don Eusebio Güell Bacigalupi en el Park Güell a los setenta y dos años de edad. En pocos meses se cumple el centenario de su muerte y el Palau Güell es el epicentro de esta efeméride. «El Año Güell es muy importante para dar a conocer a este gran empresario y mecenas catalán», destaca Carme Perella, directora del Palau Güell. Las actividades se prolongarán durante todo el año y están dirigidas a un gran abanico de público.

Güell es sobre todo conocido por su estrecha relación con Antoni Gaudí, a quien conoció en París en 1878 tras quedarse admirado con la vitrina de la Guantería Comella que el arquitecto exponía en la Exposición Universal. Juntos idearon la Cripta de la Colonia Güell,el Palau Güell, las Bodegas Güell, los Pabellones Güell y el Park Güell. Pero poca gente sabe que en 1875 fue nombrado Regidor del Ayuntamiento de Barcelona, en 1877 Diputado Provincial de la Diputación de Barcelona y en 1900 presidió Els Jocs Florals, entre otras muchas actividades vinculadas con Cataluña.

Parabòlic Gaudí

La primera sorpresa del Año Güell es el «Parabòlic Gaudí», un mapping del Palau Güell que se podará ver los viernes en dos sesiones, 18 y 20hrs. «Es un espectáculo audiovisual único en el mundo que combina la geometría de la cúpula del salón central con la sonoridad del órgano», explican los responsables del estudio Audiovisual Playmodes. El público disfrutará de esta proyección desde unas tumbonas instaladas en el salón.

En febrero se ofrecerá la Ruta guiada «Los Güell en las Ramblas. Cuatro palacios conectados». En marzo arrancará el Festival Güell, un ciclo de conciertos que giran alrededor de la figura de Eusebio Güell que se celebrarán en diferentes espacios como la Cripta de la Colonia Güell, el Monasterio de Pedralbes o el Palacio Moja. El certamen incluirá obras de Isabel y María Luisa Güell, hijas del mecenas que fueron compositoras, pianistas y organistas.

El 9 de julio se inaugurará la exposición «Eusebio Güell i Bacigalupi, patricio de la Renaixença». «Es una oportunidad única para descubrir a Güell más allá del personaje público», coinciden sus comisarios Raquel Lacuesta y Xavier González.

La Diputación, a través del Palau Güell, pretende poner en valor la figura de Eusebio Güell Bacigalupi. Perella destaca que se pusieron en contacto con otros monumentos fruto del binomio Güell-Gaudí para sumar fuerzas para la efeméride pero que por ejemplo «el Park Güell declinó la propuesta con la excusa de que están en obras; una pena si pensamos lo que aportó esta amistad a la ciudad de Barcelona».