Turistas en el mirador del MNAC de Barcelona
Turistas en el mirador del MNAC de Barcelona - INÉS BAUCELLS

La ocupación hotelera cayó el último trimestre un 18% en Barcelona

El Gremio de Hoteles, muy preocupado por la evolución del sector tras un «trimestre fatídico», exige medidas para frenar la caída de visitantes

BARCELONAActualizado:

La ocupación hotelera en Barcelona cayó un 18% en el último trimestre de la ciudad, todo ello como consecuencia de los episodios de turismofobia, los atentados yihadistas y, muy especialmente, la incertidumbre por la situación política en Cataluña. Según datos del Gremio de Hoteles de Barcelona presentados esta mañana, durante el «fatídico último trimestre» la facturación hotelera en la ciudad bajó un 8%.

Según el presidente de la agrupación, Jordi Clos, no han habido grandes problemas pero todos ellos juntados "han supuesto un cóctel de circunstancias y de malas notícias" que han dañado gravemente la imagen de la ciudad. La fuga de empresas también ha afectado seriamente a la evolución hotelera, ya que se han dejado de celebrar consejos ejecutivos, juntas permanentes, congresos o entrega de premios.

Prueba de ello es, por ejemplo, el último Puente de la Constitución, en los que los establecimientos tuvieron un 42% de ocupación, frente al 70% del año anterior. Además, la ocupación en diciembre se redujo un 25% respecto a hace un año y en ese periodo los hoteles de cinco estrellas han llegado a ver rebajada en un 35% su facturación.

La pérdida de este último semestre se debe especialmente a la bajada considerable del turista español y de los turistas anglosajones, sobre todo los que proceden de América del norte. Además, aunque no han habido grandes anulaciones, sí que han bajado las reservas en establecimientos, y muy especialmente en los que son de mejores categorías. Por otro lado, aunque no menos importante, el secto ha perdido unos 2.000 contratos a raíz de la bajada del negocio.

A pesar de la mala tendencia en la recta final de año, la ciudad cerró con la ocupación del 80%, similar a la de 2016, gracias a las extraordinarias reservas del primer semestre, que arrancó con un ritmo de negocios superior al del anterior año. También por la excelente primera mitad del año, los hoteles pudieron acabar 2017 con una nueva facturación de récord, en este caso de un 6% más. El precio medio por habitación se situa en los 138 euros.

«Ahora nos preocupa mucho el futuro de los próximos dos años», incidió Jordi Clos, el presidente del Gremio. Desde el sector se muestran especialmente en alerta por la tendencia a la baja del turismo de negocios, uno de los que reserva más a largo plazo y que deja más gasto en la ciudad, dada la creciente preocupación de grandes ferias internacionales por venir a Barcelona.

Además, aunque enero ha arrancado con cifras similares a las de hace un año, los agentes económicos ya han detectado una preocupante bajada de las reservas para los meses de marzo y abril.

«Hemos pasado a estar excluidos»

«En muchas propuestas hemos pasado a estar excluidos del listado de ciudades candidatas a la organización de ferias o reuniones de empresas», ha reconocido Clos, que ha constatado en los últimos congresos del sector, como el Fitur, el menor interés o mayor preocupación de los clientes potenciales por venir aquí. A día de hoy, los hoteleros reconocen que Madrid, Sevilla o Bilbao se han convertido en potentes rivales para la capital catalana, que tiene menos peticiones de información para albergar salones y menos propuestas cerradas.

"Más que nunca es importante pensar en la promoción más que en la administración del día a día" del sector turístico, ha incidido Clos, recordando las polémicas por las últimas normativas de regulación hotelera. El Gemio exige trabajar "en serio para posicionar y reposicionar la marca Barcelona.

Clos también apuesta en que la ciudad muestre su mejor cara durante el próximo Mobile World Congress, para consolidar la celebración del congreso aquí y para lanzar el mensaje de tranquilidad al mundo. En este sentido, ha avanzado que el Gremio está trabajando en una estrategia para que los congresistas tengan las mejores atenciones posibles este año.

Para capear esta situación, el Gremio ha exigido a las administraciones a implantar de forma urgente medidas que frenen el descenso del turismo en la y más recursos para relanzar la marca Barcelona y conseguir imponer el mensaje de que los turistas que pisen la capital catalana serán bien recibidos y no se encontrarán con problemas en la calle.