Cataluña - Barcelona

Colau paraliza las licencias de bares y negocios turísticos en Ciutat Vella

La suspensión de la concesión de permisos para abrir supermercados, bares, locutorios, restaurantes y también comercios relacionados con el turismo

De momento no se podrán abrir más comercios de 'souvenirs'
De momento no se podrán abrir más comercios de 'souvenirs' - INÉS BAUCELLS

El Ayuntamiento de Barcelona de Ada Colau ha suspendido desde hoy la concesión de nuevas licencias para abrir actividades de concurrencia pública en el distrito de Ciutat Vella, como comercios o locales de restauración. La iniciativa se suma así a la moratoria hotelera existente que tambien prohíbe abrir hoteles y otro tipo de alojamientos en la ciudad, medidas del gobierno de Ada Colau para frenar la masificación turística.

La medida afecta en concreto a bares, restaurantes, discotecas, locutorios, supermercados, bingos, asociaciones culturales y heladerías. Además, por primera vez, se suspenden también las licencias para abrir comercios relacionados con el turismo como los puntos de información turística, de venta de entradas, locales para almacenar equipajes y tiendas de alquiler de bicicletas.

La intención municipal pasa por limitar las actividades que generan problemas vecinales y "potenciar las que dinamicen el entorno", según detalla el propio consistorio en un comunicado. Durante este parón en la concesión de licencias, el Ayuntamiento pretende revisar el Pla d'Usos de Ciutat Vella para ordenar las actividades existentes en el distrito, limitar aquellas que generan "externalidades negativas" y, por el contrario, fomentar las que ayuden a dinamizar el entorno y diversificar la economía del distrito.

La suspensión estará vigente, de momento, durante un año, plazo en el que el Consistorio confía a tener actualizado el plan de usos. Si no es asi, la medida se puede alargar, igual que ya ha ocurrido con los hoteles, cuya moratoria se ha ido ampliando ante la falta de tener aprobado el plan hotelero para toda la ciudad. La suspensión de licencias no afectará a la zona portuaria y en determinadas actividades del entorno de la Rambla.

Estudio de los efectos del ruido nocturno

Según detalla el Ayuntamiento, uno de los principales problemas del distrito es que el ocio nocturno afecta al descanso de los vecinos, por lo que el nuevo plan espera paliar especialmente este conflicto.

Por ello, se ha encargado a la Agencia de Salud Pública un estudio para evaluar el impacto que tienen en la salud de las personas las molestias generadas por el ruido. El informe se hará en base a entrevistas a con afectados, expertos y empresarios del distrito.

También se han encargado dos informes para avanzar en esta línea: una evaluación de estrategias urbanas de gestión de la economía del visitante en centros históricos de diversas ciudades europeas, y un estudio de 'big data' con cartografía de datos de Ciutat Vella sobre usos, residentes y usuarios.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios