Cataluña - Barcelona

Barcelona quiere reforzar el peso de la cultura en el modelo turístico

El Ayuntamiento prevé incrementar en un 15% el presupuesto del ICUB y estudia reinventir una parte de la tasa turística en el sector cultural

El teniente de alcalde de Empresa, Cultura e Innovación, Jaume Collboni
El teniente de alcalde de Empresa, Cultura e Innovación, Jaume Collboni - ABC

Reinvertir una parte de la tasa turística en el sector cultural, impulsar un nuevo festival de danza, crear un fondo de capital riesgo para apoyar la emprendeduría artística, revisar el modelo de concursos públicos para que la gestión externalizada de servicios garantice unas condiciones de trabajo adecuado, crear un plan de choque de enseñanzas artísticas, impulsar la cultura de ámbito metropolitano, reforzar el peso de la cultura en el nuevo modelo turístico de la ciudad…. No están todas las que son, pero sí que ayudan a entender el nuevo rumbo que el teniente de alcalde de Empresa, Cultura e Innovación, Jaume Collboni, quiere imprimir a las políticas culturales de la ciudad de Barcelona para «compensar la idea de que la ciudad ha estado aletargada en medidas culturales».

El edil socialista, que ayer presentó en el Mercat de les Flors un paquete de diez objetivos y 34 medidas en una conferencia titulada «Rompiendo los muros. Una política cultural para Barcelona», considera que ha llegado el momento de mover ficha para que la «ciudadanía tome conciencia de la centralidad de las políticas culturales», por lo que detalló un plan de acción que quiere dar respuesta a las emergencias del sector. «Necesitamos dos cosas que ya se dan a medias: una industria creativa potente y nuevos públicos», explicó el regidor. El primer paso, explicó Collboni, comportará incrementar el presupuesto del Instituto de Cultura de Barcelona (ICUB) en un 15% y pasar de los 113 millones de euros a los 128. Para eso, añadió, será necesario «repensar y facilitar el ámbito del mecenazgo» y destinar a la cultura parte de la fiscalidad sobre el turismo.

«Imagen-marca» de Barcelona

El nuevo modelo turístico de la ciudad, uno de actuales quebraderos de cabeza del Ayuntamiento, es precisamente uno de los pilares sobre los que Collboni quiere asentar parte de las políticas culturales. «No hay cambio posible en el modelo turístico de la ciudad si la cultura no tiene nada que decir», aseguró el edil, quien considera que hace falta «profundizar en la vocación internacional de los grandes equipamientos de la ciudad» y «promover la imagen-marca de Barcelona» a escala cultural.

Una estrategia que, según Collboni, no interfiere con la necesidad de «incrementar la asistencia local a los museos municipales», generar «nuevas centralidades culturales» y reforzar la coherencia argumental entre los grandes equipamientos y los más pequeños. En este sentido, el Ayuntamiento apuesta por «convertir los centros cívicos en auténticas antenas culturales», reforzar el papel de las fábricas de creación y crear un carnet cultural para poner a disposición del ciudadano la máxima información cultural y promover la desgravación fiscal. La habilitación de un espacio estable para la representación de circo, la apertura del anfiteatro deMontjuïc durante el mes de agosto o el refuerzo de la capitalidad literaria de la ciudad son algunas de las propuestas que completan esta nueva estrategia cultural para la ciudad.

Lo que no cambia respecto al breve mandato de Berta Sureda, anterior comisionado de Cultura, es la apuesta por centrarse en el contenido, lo que ha llevado al Ayuntamiento a aparcar definitivamente el proyecto de la Explanada de los Museos de Montjuïc o poner bajo estudio el DHUB Barcelona, actual sede del Museo del Diseño.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios