Jaume Asens
Jaume Asens - EFE

Barcelona se querellará contra los responsables de abusos a homosexuales en el tardofranquismo

El teniente de alcalde del Ayuntamiento, Jaume Asens, critica a Alberto Fernández (PP) por reclamar a Colau superar el «revanchismo guerracivilista»

BARCELONAActualizado:

El Ayuntamiento de Barcelona tiene previsto querellarse contra los responsables de abusos a homosexuales en la ciudad en los últimos años de la dictadura franquista, según ha explicado el teniente de alcalde Jaume Asens en el segundo encuentro de la Red de Ciudades contra la Impunidad Franquista, que aúna a una decena de municipios.

Pese a que los detalles todavía se están concretando y se anunciarán próximamente, Asens ha asegurado que los torturados, asesinados y desaparecidos son víctimas del régimen franquista, pero que el actual régimen los ha encubierto de forma cómplice, traspasando responsabilidad del pasado al presente: «Queremos romper esa línea de continuidad entre el régimen franquista y el surgido en 1978», ha avisado.

En este sentido, Asens ha dicho que, a diferencia de Europa, el fascismo en España no fue derrotado militarmente, algo que llevó a que el poder político y el judicial se construyeran sobre ese cimiento, lo que para él explica que magistrados tengan «polvo franquista bajo sus togas».

También ha advertido de que el hecho de que haya pasado mucho tiempo desde los crímenes del franquismo no es una excusa para eludir responsabilidades, sino que señalan una «demora vergonzosa» que legitima iniciativas como las promovidas por los municipios de la red, que deben actuar porque no lo hace el Gobierno central, ha asegurado.

Asens ha aprovechado para criticar al líder municipal del PP, Alberto Fernández, por reclamar este este domingo a la alcaldesa, Ada Colau, superar el «revanchismo guerracivilista» y no reabrir heridas, una postura que a Asens le parece una inmoralidad en un cargo público, porque las víctimas siguen siendo actuales hasta que no se les haga justicia, según él.

«Tanto él como los herederos políticos del franquismo parece que querrían que las víctimas fueras mudas, invisibles, y que no hablaran», ha aseverado, y ha sostenido que defienden la reconciliación pero no el olvido, y que no hay medias tintas con los Derechos Humanos, ya que se está con los victimarios o con las víctimas.