Cataluña - Barcelona

Barcelona dará el mismo trato a todas las entidades religiosas que quieran hacer actos públicos

El Ayuntamiento unifica los protocolos para dar permisos, que hasta ahora no eran unitarios y se daban en función del criterio de los distritos o equipamientos

El Domingo de Ramos, en los exteriores de una iglesia de Barcelona
El Domingo de Ramos, en los exteriores de una iglesia de Barcelona - INÉS BAUCELLS

El Ayuntamiento de Barcelona, declarado como laico, garantizará el trato igualitario a las entidades religiosas para llevar a cabo actividades puntuales en el espacio público y en los equipamientos municipales. El consistorio pretende dar una "respuesta de forma justa y ecuánime" a las demandas de celebración de actos religiosos.

El gobierno municipal de Ada Colau, que ha tenido actuaciones relacionadas con el catolicismo que han generado una gran controversia, ha presentado hoy dos nuevos protocolos para evitar decisiones arbitrarias a la hora de regular estos actos, así como con el refuerzo de la Oficina de Asuntos Religiosos (OAR) y un plan formativo.

El teniente de alcalde Jaume Asens ha detallado que con la medida se pretende "superar la situación de desorden y diespersión" actual así como la "arbitrariedad" a la hora de conceder permisos. Hasta ahora, funcionarios de distritos o responsables de equipamientos públicos eran los encargados de dar respuesta a las solicitudes, con lo que no existía un criterio único en toda la ciudad.

Asens junto a la comisionada de Inmigración, Interculturalidad y Diversidad, Lola López, han explicado que se avanzará en la normalización de la presencia de la diversidad religiosa en la ciudad, donde hay contabilizadas 21 tradiciones religiosas y 513 centros de culto, y para que no haya "ni discriminación ni privilegios", según López.

Fuentes municipales explican que la demanda de las peticiones para poder celebrar determinades festividades fuera de los centros de culto habituales ha crecido en los últimos años y la falta de criterios únicos ha generado algunas situaciones de trato desigual entre entidades, por ejemplo a la hora de denegar permisos o de aplicar diferentes tasas.

Las medidas, que incluirán la convocatoria de subvenciones de hasta 12.000 euros, el doble que ahora, para adecuar y mejorar los centros de culto que estén en situación precaria, contarán con un presupuesto de 220.000 euros este año y 285.000 euros en 2017.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios