Cataluña - Barcelona

El 35% de los accidentes mortales en Cataluña este verano, por distracciones

El número de fallecidos en las carreteras catalanas desciende un 27% respecto al año pasado, con la AP-7 como vía más mortífera

Accidente de un autobús descarrilado hoy en la Ronda Litoral de Barcelona
Accidente de un autobús descarrilado hoy en la Ronda Litoral de Barcelona - EFE

El 35% de los accidentes mortales ocurridos en las carreteras catalanas del 21 de junio al 11 de septiembre tuvieron como causa principal una distracción y en el 38 por ciento de los casos el conductor iba solo. Así lo ha anunciado este miércoles el conseller de Interior de la Generalitat, Jordi Jané, que ha calificado de causa letal las distracciones al volante, y más concretamente respecto al uso del móvil: «El móvil es igual a muerte. Coger el móvil cuando se conduce tiene un resultado letal«.

Este verano ha habido 36 fallecidosen las carreteras catalanas, 13 menos que el año pasado, lo que representa un 27 por ciento menos, y la autopista AP-7 es la vía que ha concentrado más muertos, con un total de cinco. Para el conseller, que analiza los datos evitando la «autocomplacencia», muchos de estos accidentes se pueden evitar, informa Europa Press. Por ello, se han realizado campañas publicitarias duras con el objetivo de cambiar el comportamiento de los conductores.

«La evolución no es negativa, pero sigue habiendo accidentes mortales que son evitables», ha subrayado y anunciado que pondrán todos los esfuerzos para concienciar a la gente de evitar las distracciones, muchas de ellas causadas por el uso del teléfono móvil o dispositivos de navegación. En este periodo ha habido 252 heridos graves en accidente, un 2 por ciento menos que el verano anterior. Y en cuanto a accidentes mortales, han sido 34 frente a los 46 del año pasado, un 26 por ciento menos.

Del total de víctimas mortales, doce eran motoristas, un dato que según Jané «preocupa» porque se trata de un tercio del total de víctimas, y en cambio no ha muerto ningún ciclista. Por demarcaciones, el descenso más acentuado de la siniestralidad ha sido en Lleida, de un 43 por ciento, seguido de Tarragona, con un 36, mientras que en Girona ha habido una víctima mortal más y en Barcelona se ha pasado de 11 víctimas en 2015 a nueve este verano.

Seguridad pasiva

Del total de fallecidos, un 20 por ciento no llevaban puesto el cinturón de seguridad, y la mayoría eran conductores. Ante este escenario, el conseller ha reflexionado que «en el 2016 ponerse el cinturón debería ser de forma automática al subir al coche, delante o detrás», ya que es un elemento esencial de prevención para salvar vidas. En este sentido, ha puntualizado que este porcentaje tan elevado del 20 por ciento no puede trasladarse al conjunto de las personas que circulan: «Estoy convencido de que el nivel de uso del cinturón es más elevado. Lo que es cierto es que no llevarlo puede haber contribuido a no evitar una muerte en ese caso».

Respecto al casco, de los 12 motoristas fallecidos uno de ellos no lo llevaba puesto o lo tenía mal atado, y sobre la incidencia del alcohol en los accidentes, solo ha ofrecido datos de los heridos graves a la espera de tener la de los conductores: el 9,8 por ciento de heridos graves dio positivo en alcohol.

Las carreteras con accidentes más graves han sido la AP-7 con cinco fallecidos, seguida del Eje Noguera-Berguedà -la C-26-, con cuatro, y otras vías que han tenido dos muertos son el Eje Transversal -la C-25-, la C-63 y la N-340-.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios