Cataluña

La CUP da luz verde a que se tramiten los presupuestos catalanes pero no garantiza su apoyo

La formación antisistema asegura que facilitará que se abra el proceso para dar lugar el debate público entre la ciudadanía y las entidades

Eulalia Reguant, en una imagen de archivo en el Parlament
Eulalia Reguant, en una imagen de archivo en el Parlament - EFE
EFE - @abc_es Barcelona - Actualizado: Guardado en: Cataluña

La CUP ha confirmado este sábado que facilitará la admisión a trámite de los presupuestos de la Generalitat en el Parlament de Cataluña, aunque han dejado claro que eso no significa que vayan a votar a favor de las cuentas, según ha explicado la diputada de la formación Eulàlia Reguant.

La CUP, que ha celebrado hoy su Consejo Político en Artés (Barcelona), ha avalado que el Parlament admita a trámite los presupuestos con un resultado de 44 votos a favor, 8 en contra y 7 abstenciones.

Este aval, que contrasta con el veto de los anticapitalistas a la tramitación del proyecto presupuestario para 2016, llega tras dos meses de negociaciones con Junts pel Sí (JpS), que han permitido alcanzar un preacuerdo respecto a la nueva fiscalidad que servirá de base para los presupuestos de la Generalitat de 2017.

El documento consensuado entre JpS y la CUP, que prevé cambios importantes en los impuestos, especialmente al implantar un nuevo tributo que busca gravar las grandes fortunas, ha sido valorado por los miembros del Consejo Político tras haber escuchado lo que opinan las bases en las asambleas territoriales de los últimos dos días.

Después de adoptar este acuerdo, en rueda de prensa, la diputada Eulàlia Reguant ha hecho hincapié en que la decisión de hoy en ningún caso presupone que la CUP vaya a dar su apoyo en bloque a la aprobación de los presupuestos al final de su trámite parlamentario. «Este 'sí' a que se tramiten los presupuestos es un 'sí' a que se inicie el debate tanto en el Parlament como en la calle», ha subrayado.

La diputada ha explicado que las propuestas negociadas con JpS incluyen medidas orientadas a «la ruptura, la reversión de los recortes y las privatizaciones y la redistribución de la riqueza», las tres condiciones que ha puesto la CUP encima de la mesa para abordar los presupuestos.

En este sentido, ha detallado que la ruptura con el Estado se concreta en partidas presupuestarias para la celebración de un referéndum el próximo año, elemento que ha sido clave para «desatascar» la negociación.

Reguant ha querido subrayar que el referéndum «no lo pararán las políticas represivas del Estado ni las actitudes inmovilistas de ciertos sectores de este país», y ha agregado: «Referéndum o referéndum, nada más».

En cuanto a la reversión de los recortes y las privatizaciones, Reguant ha comentado que las medidas pactadas hacen «un énfasis muy especial» en defensa de la escuela pública y que hay una mejora de la financiación, «aunque aún insuficiente», ha reconocido.

Respecto a la tercera pata de la negociación, la de la redistribución de la riqueza, la CUP y JxS prevén la creación de un nuevo impuesto sobre activos no productivos. «Es a partir de ya cuando acaba esta etapa de dos meses de negociación y han de empezar a pasar muchas cosas», ha comentado.

Entre las medidas fiscales acordadas entre el Govern y la CUP en el marco de la negociación presupuestaria para 2017 figura la creación de un impuesto sobre «activos no productivos», como bienes inmuebles, embarcaciones, coches de lujo y aeronaves que están a nombre de personas jurídicas pero que no se usan para actividades económicas sino con fines particulares.

La Generalitat, además, prevé cambiar los criterios para beneficiarse de la deducción fiscal incrementada por inversión en vivienda habitual que existe en Cataluña, una decisión que afectará a un tercio de los beneficiarios actuales, unos 250.000, según datos de 2014.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios