Joan Carles Valero - Letras expectativas

Valores (in)calculables Joan Carles Valero

El valor de la cultura es, como el de la naturaleza, incalculable y sin embargo, ambos mundos ofrecen a las empresas enormes oportunidades

- Actualizado: Guardado en: Cataluña

Usamos la naturaleza porque es valiosa, pero la perdemos porque es gratuita. Lo asegura Pavan Sukhdev, economista y director de Gist Advisory, que pasa por ser el banquero de La Tierra al ser el primero que estima el valor de los activos que a diario utilizamos y que solemos desperdiciar porque son gratis. Una situación que podría extrapolarse en nuestro país al mundo de los contenidos culturales, porque su acceso digital es «gratis total». Lo dejó dicho Antonio Machado: «Todo necio confunde valor y precio». El valor de la cultura es, como el de la naturaleza, incalculable y sin embargo, ambos mundos ofrecen a las empresas enormes oportunidades.

CultHunting Day premió ayer a Gas Natural Fenosa por su apuesta «Cinergía» en la que interpela al público sobre el ahorro energético a través de creaciones cinematográficas. Se trata de un proyecto empresarial innovador porque vincula la creatividad del séptimo arte con una narrativa de cuidado al planeta. CultHunting Day es una iniciativa disruptiva de Cristina Salvador, periodista y fundadora de aPortada, en su función de ingeniera de puentes entre el arte, la creatividad y el mundo de la empresa para explorar el potencial que la cultura tiene como agente del cambio y motor de la innovación.

Abertis es otra de las compañías que apuestan por la naturaleza en el marco de su responsabilidad social corporativa El castillo de Castellet, centro Unesco de Reservas de la Biosfera del Mediterráneo y sede de la Fundación Abertis, acogió el viernes un debate sobre el papel que desempeñan los medios de comunicación en la difusión y prevención del cambio climático. Uno de los aspectos destacados fue la diferencia que existe entre EEUU y Europa en cuanto a la percepción ciudadana del cambio climático. Mientras solo la mitad de los estadounidenses asocia la actividad humana con este fenómeno, en Europa las causas antropogénicas del cambio climático están más aceptadas.

Comparto la opinión de Sukhdev sobre la necesidad de romper la invisibilidad económica de todo lo que aporta la naturaleza. Por ejemplo, la tarea polinizadora de las abejas es económicamente invisible y sin embargo se calcula que el valor total de su trabajo de payesas asciende a 265.000 millones de euros anuales en todo el mundo. El valor que ahora le damos a la naturaleza es cero. Pero según la ley de la oferta y la demanda eso debería cambiar, porque la oferta de recursos naturales sigue reduciéndose y la demanda de la población sigue creciendo. Calculemos lo incalculable para valorarlo mejor.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios