El «mayor» de los Mossos, Josep Lluís Trapero, a su llegada hoy a la Audiencia Nacional
El «mayor» de los Mossos, Josep Lluís Trapero, a su llegada hoy a la Audiencia Nacional - EFE
Audiencia Nacional

Trapero alega que avisó a Puigdemont de que los Mossos no compartían «el proyecto independentista»

El «mayor» dice que siempre tuvo la «firme determinación» de cumplir las ódenes de jueces y fiscales

Rechaza en un recurso ante la Audiencia que haya puesto a la Policía catalana al servicio del secesionismo

BARCELONAActualizado:

La Audiencia Nacional acusa al «mayor» de los Mossos d'Esquadra de haber puesto a la Policía catalana al servicio de los intereses secesionstas. Josep Lluís Trapero, procesado por sedición y pertenencia a organización criminal, lo niega todo.

En un recurso de reforma, al que ha tenido acceso ABC, la defensa de quien era el máximo responsable de los Mossos durante el referéndum ilegal del 1 de octubre ha asegurado que unos días antes -el 26 y el 27 de septiembre- se reunió a petición suya con el entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y entre otras cosas le avisó de que «no se compartía desde el cuerpo policial el proyecto independentista».

A esos encuentros, celebrados en el Palau de la Generalitat, acudieron también el entonces vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, y el consejero de Interior, Joaquim Forn. Por parte de la Policía catalana también había otros mandos: los comisarios de la jefatura Ferran López -ahora máximo responsable del cuerpo policial desde que se apartó a Trapero-, Joan Carles Molinero, Emili Quevedo y Manel Castellví.

Fue Trapero quien solicitó esas reuniones, siempre según la versión que da su defensa en el recurso ante la Audiencia Nacional. Además, quería que en los encuentros estuvieran los máximos responsables de los Mossos, «con el fin de trasladar a los responsables del Gobierno de la Generalitat la preocupación común de todos en relación al mantenimiento del referéndum convocado para el día 1 de octubre». Su preocupación se basaba en «los eventuales problemas que para la seguridad ciudadana podían producirse».

También trasladaron a la cúpula del Govern independentista en esas citas la firme voluntad, como responsables del cuerpo, «de respetar la legalidad vigente y de cumplir con los mandatos judiciales tendentes a evitar la celebración del referéndum».

En esas reuniones las «discrepancias» de Trapero con el consejero de Interior sobre el papel de los Mossos durante el proceso independentista también se pusieron sobre la mesa. Para la defensa del «mayor» de los Mossos, todos estos elementos demuestran que Trapero no puso a la Policía catalana al servicio del secesionismo.

Otra prueba en este sentido que la abogada Olga Tubau relata en su recurso ante la Audiencia Nacional es un correo que el 27 de octubre Trapero envió al presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Jesús María Barrientos, y al entonces fiscal superior, José María Romero de Tejada.

Fue después de que el Parlamento catalán declara la independencia. En esa misiva, Trapero ponía a los Mossos «a disposición» tanto del TSJC como de la Fiscalía «con el fin de dar cumplimiento a las órdenes que pudieran derivar en relación con estos hechos».