El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en Dinamarca - ABC | Vídeo: Puigdemont y Torrent no descartan una investidura presencial (ATLAS)

Torrent urge a Puigdemont a facilitar un gobierno catalán hábil «desde el minuto uno»

Por su parte, el expresidente insiste en reivindicar su legitimidad como candidato a la Generalitat

Puigdemont afirma que hay «muchas posibilidades» de que pueda estar físicamente en el pleno de investidura

BARCELONAActualizado:

El presidente del parlamento de Cataluña, Roger Torrent, ha advertido hoy que debe formarse un nuevo gobierno de la Generalitat que sea hábil «desde el minuto uno» y aleje al Ejecutivo autonómico «de las manos del 155». El republicano, que se ha reunido con el expresidente Carles Puigdemont en Bruselas, le ha trasladado necesidad de formar un nuevo «Govern».

Por su parte, Puigdemont ha insistido en su derecho a ser investido como «president» respetando así la «voluntad» expresada por los catalanes en las elecciones autonómicas del pasado 21 de diciembre. Asimismo, el expresidente ha apuntado «hay muchas posibilidades» de que pueda estar físicamente en el pleno de investidura que debe celebrarse antes del 31 de enero.

«Nos hemos conjurado a continuar siendo fieles a lo que la mayoría de catalanes han votado», ha explicado el expresidente a los periodistas desplazados hasta Bruselas para seguir su cita con Torrent. Asimismo ha exigido que se respete a la «mayoría de Cataluña» que se decantó por una fuerza, Junts per Catalunya, que lo propone a él como candidato.

Por su parte, Torrent le ha transmitido al expresidente que trabajará para facilitar la puesta en marcha de un nuevo Ejecutivo autonómico «lo más rápidamente posible» para que se ponga a trabajar «desde el minuto uno».

La voluntad del presidente de la Cámara catalana contrasta con la intención del entorno de Puigdemont de poner al exalcalde de Gerona de nuevo al frente de la Generalitat, situación que podría derivar en un nuevo rosario de impugnaciones y vetos -que desde Moncloa no descartan- pero que impediría la vuelta a la «normalidad» que se anhela desde una parte del bloque independentista.