Cataluña

Ramón Andrés: «No se puede vivir sobre una lengua sino sobre un lenguaje»

El músico, poeta y ensayista navarro reúne en un volumen sus poemas y aforismos

Ramón Andrés
Ramón Andrés - INÉS BAUCELLS
SERGI DORIA Barcelona - Actualizado: Guardado en: Cataluña

Pocas personas han estudiado el silencio como Ramón Andrés (Pamplona 1955). Autor de una biografía de Bach, de una historia del suicidio en Occidente y del monumental «Diccionario de música, mitología, magia y religión» (Acantilado, 2012) no es extraño que con tal bagaje de conocimientos pueda destilar la palabra mediante la poesía y el aforismo. De ahí que Andreu Jaume, editor de Lumen, le propusiera reunir lo esencial de su poesía en un volumen que completa su obra aforística y «Malas raíces», serie de pensamientos nutridos de etimologías latinas: «Si supiéramos latín pensaríamos antes de hablar», advierte Ramón Andrés. Ironía etimológica: las finanzas remiten al ‘finis’, ‘final’. «Un finado es un muerto, lo ha saldado todo».

Poemas y aforismos comparten territorio. «El buen aforismo es muy valioso. Y el mal aforismo es aquel que se conforma con sorprender o quedarse en la simple ocurrencia», apunta Andrés que considera a Pascal su maestro, sin olvidar a Nietzsche. «El aforismo es un género de madurez. Una destilación del pensamiento que supone un gran esfuerzo», añade.

Hemos seleccionado algunos aforismos. «Los himnos acaban siendo un dolor en voz baja»: «La defensa de identidades y grandes creencias se diluye en la Historia. El triunfalismo acaba en silencio», responde el autor. Los libros, subraya, son la caja negra de la Historia: «Un poema del siglo XII te puede explicar la Edad Media».

«Aprendemos lenguas, pero olvidamos lenguajes», reza otro aforismo del escritor navarro: «Estamos perdiendo el sentido profundo del lenguaje. Las lenguas son para entendernos más o menos, pero no se puede vivir sobre una lengua sino sobre un lenguaje».

De ahí a Twitter, que el autor define como una jaula para piar contentos. «Es la ausencia de lenguaje, una banalización de la opinión. Lo que es inmediato no es sabio». «La democracia ha sembrado en todos la condición de hijo único», gran verdad: «Hablamos como niños mimados de nuestros derechos pero obviamos las obligaciones», apostilla Andrés. Y un aforismo concluyente: «No hay momentos estelares de la Humanidad». ¿Acaso no le gusta Zweig o es la condición humana?, preguntamos. «La condición humana deja mucho que desear. Se nos llenó la boca con la palabra Humanidad, un concepto a revisar», responde Ramón Andrés.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios