Cataluña

Puigdemont: «No subestimen la fuerza del pueblo de Cataluña»

La Generalitat y Ada Colau reúnen a los 700 alcaldes independentistas que desafían a la Fiscalía: «¡Votaremos!»

Los alcaldes posan junto a Puigdemont en el Palau de la Generalitat - Efe

Los más de 700 alcaldes catalanes que han desafiado a la Fiscalía anunciando que sus municipios celebrarán el referéndum del 1 de octubre han protagonizado este sábado una terapia de choque independentista para reafirmar su disposición a seguir adelante pese a las advertencias de inhabilitación por vulnerar la ley. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, han oficiado una recepción masiva a los regidores animándoles a continuar. «Esta demostración no es de fuerza, sino de dignidad», ha asegurado Puigdemont. «No estáis solos», les ha alentado.

El presidente autonómico ha replicado la advertencia de Mariano Rajoy, que ayer insistió en Barcelona que el Estado de Derecho seguirá actuando contra los independentistas, situados fuera de la ley: «Que no subestimen la fuerza del pueblo de Cataluña», le ha respondido Puigdemont en un acto en el que los alcaldes han exhibido sus varas municipales así como los decretos de apoyo al referéndum del 1 de octubre. En la plaza Sant Jaume, cientos de personas lucían esteladas y jaleaban a los regidores al grito de «¡Votaremos!».

Colau, que ha pactado con Puigdemont la organización del 1-O en Barcelona, se ha puesto a la cabeza de los munícipes independentistas. «Somos políticos de proximidad en defensa de derechos democráticos», «vivimos una ofensiva sin precedentes contra los derechos políticos», ha añadido. «Estamos aquí para decir que es una vergüenza un Estado incapaz de escuchar al pueblo de Cataluña», ha resumido.

Los alcaldes han dejado claro que se sienten impunes. Enardecidos por los gritos de independencia del público reunido en la Plaza de Sant Jaume, han asegurado que tienen «tranquilidad, serenidad y mucha determinación» y que ni el Constitucional ni la Fiscalía les hará retroceder en sus planes para el 1-O.

Varios de los regidores han tomado la palabra. «Nos quieren callados, sumisos. ¿No os suena a 'quietos todo el mundo'?, ha verbalizado la alcaldesa de Gerona, del PdeCat. «Nos quedan quince días para recuperar la dignidad democrática y nacional», ha señalado el alcalde de Sabadell, de la CUP. «Yo, al igual que vosotros, no soy un delincuente. Esta no es una reunión de delincuentes anónimos. Damos la cara para que la gente de los municipios puedan votar. Porque votar no es delito», ha explicado el alcalde de Mollerusa, del PdeCat.

Otro llegado de los Pirineos ha dicho que seguirán caminando «con chirucas» por la independencia de Cataluña. La alcaldesa de Berga, también de la CUP, ha proclamado que «es imprescindible el proceso de ruptura con el Estado Español». Detrás, Puigdemont y Carme Forcadell se sonreían. «¡Visca la terra!», ha gritado la antisistema. «¡Lliure!», ha coreado el resto en un abarrotado Palau de la Generalitat.

El presidente de la Asociación Catalana de Municipios, Miquel Buch, convocante del acto, ha asegurado que no retrocederán. «Hoy todos somos uno. No daremos ni un solo paso atrás para que se pueda votar», ha insistido.

Seis alcaldes han sido citados ya por la Fiscalía para tomarles declaración sobre los preparativos del 1-O, anulado por el Constitucional. Uno de ellos es Carles Pellicer, de Reus, citado para el día 21 a las nueve y media de la mañana. «Voy con serenidad y tranquilidad. No hemos hecho nada malo, sólo respondemos a las reivindicaciones de los ciudadanos, que quieren votar. No hay nad más democrático», apunta en conversación con este diario.

Pellicer, del PdeCat, no da importancia a su situación procesal ni teme ser inhabilitado por haber firmado el decreto de cesión de locales para el referéndum ilegal. «Estoy citado como investigado y en compañía de mi abogado», describe despreocupado. Está imputado. Como él, han sido llamados a declarar los alcaldes dede Tortosa y diputado en el Congreso por PDeCat, Ferrán Bel, y ante la del TSJC a los diputados autonómicos y alcaldes de Mollerusa (Marc Solsona), Seu d'Urgell (Albert Batalla), Valls (Albert Batet) y Vilanova i la Geltrú (Neus Lloveras).

Toda la actualidad en portada

comentarios