Vídeo: Puigdemont no precisa si declaró la independencia - ATLAS

Puigdemont no precisa al Gobierno si declaró la independencia

El presidente de la Generalitat pide una reunión con Rajoy para establecer una negociación con un plazo de dos meses

El requerimiento del Gobierno obligaba a Puigdemont a ofrecer una respuesta clara para evitar el artículo 155

Actualizado:

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, no ha respondido a la pregunta que le hizo el Gobierno sobre si efectivamente el pasado martes declaró la independencia. En una carta de dos folios que ha remitido este lunes al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, Puigdemont le emplaza a una reunión personal, asegurando que la voluntad de diálogo de la Generalitat es «sincera».

[Lee la carta enviada por Puigdemont a Rajoy (PDF)]

Pese a ello, y en contra de la solicitud expresa que le hizo el Gobierno, Puigdemont no ha dado una respuesta clara a la petición que se le hizo, abriendo la puerta a la aplicación del artículo 155 si antes del jueves a las diez de la mañana, cuando se cumple el segundo plazo, no ha rectificado.

[Sigue al minuto toda la información sobre la crisis catalana]

Puigdemont, que repite en su misiva todo el argumentario independentista, desde el resultado del referéndum del 1 de octubre a la «violenta actuación policial» para evitarlo, da además un plazo de dos meses para establecer una negociación. «Nuestra propuesta de diálogo es sincera y honesta. Por todo ello, durante los próximos dos meses, nuestro principal objetivo es emplazarle a dialogar», apunta.

A diferencia de su intervención el pasado martes, y en lo que se entiende que se una concesión a los sectores más radicalizados, Puigdemont sí concreta un plazo para la negociación, con el sobreentendido de que ese es el periodo durante el que piensa mantener suspendida la declaración de independencia. La única alusión que hace a la DUI es para señalar que "la suspensión del mandi político surgido de las urnas del el 1 de octubre demuestra nuestra firme voluntad de encontrar la solución y no el enfrentamiento".

Diálogo «sincero»

En el capítulo de peticiones concretas, Puigdemont pide que «se revierta la represión contra el pueblo y el gobierno de Cataluña», citando de manera expresa la comparecencia de hoy en la Audiencia Nacional del mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, y de los presidente de la ANC y de Òmnium, acusados de un delito de sedición por el acoso a la Guardia Civil durante el registro de la consejería de Economía.

Del mismo modo, recuerda que «en el capítulo de represión», también «sufrimos», entre otras, la vulneración de derechos fundamentales, entre los que cita la congelación de cuentas bancarias, la censura de internet y de medios de comunicación, la violación del secreto postal, las detenciones de servidores público y la brutal violencia policial ejercida contra la población civil pacífica el 1 de octubre

«Nuestra propuesta de diálogo es sincera», señala Puigdemont, pero «incompatible con el creciente clima de represión y amenaza». Por último, Puigdemont pide concretar «lo antes posible una reunión que nos permita explorar los primeros acuerdos». «No dejemos que se deteriore más la situación. Con buena voluntad, reconociendo el problema y mirándolo de cara, estoy seguro que podemos encontrar el camino de la solución», conluye la misiva.

A los dos folios de carta, el presidente de la Generalitat, añade otras dos a modo de anexo, con una serie de documentos. Entre estos, la transcripción de su comparecencia el pasado martes o el informe con los resultados del referéndum y de las elecciones de 2015. También, los informes de los «observadores» que la Generalitat invitó para supervisar el referéndum, las notas del Consejo de Europa llamando al diálogo o las notas de Human Rights Watch o de Amnistía Internacional cuestionando el uso de «fuerza excesiva» en la intervención policial contra el 1-O.

Artículo 155

El requerimiento del Gobierno obligaba a Puigdemont a ofrecer una respuesta clara y sencilla al documento del pasado miércoles en los términos en los que se le ha formulado. Solo esa respuesta evitaría la aplicación del artículo 155. Según fuentes del Gobierno, cualquier otra suerte de contestación, fuera una carta o la simple reiteración de su discurso, no evitaría la aplicación del artículo 155.

Desde el Gobierno se insistía en pedir a Puigdemont la respuesta que permitiría poner fin a la tensión de los últimos días y recuperar la convivencia así como el marco legal previo a cualquier diálogo político.

El límite para contestar a este requerimiento finalizaba este lunes a las 10.00 horas. A partir de hoy se le concedían otros tres días, hasta el jueves 19 de octubre a las 10.00 horas, para rectificar y retornar a la legalidad vigente, si su respuesta era afirmativa.

Rajoy ha advertido a Puigdemont en una carta de respuesta de que, en referencia al artículo 155, él será «el único responsable de la aplicación de la Constitución». El jefe del Ejecutivo lamenta «profundamente» que el presidente catalán no haya contestado al requerimiento que le efectuó y explica que esa petición supone el paso previo al procedimiento establecido en ese artículo del texto constitucional.

Por su parte, en una declaración pública, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha lamentado que el presidente catalán «haya decidido no contestar al requerimiento» que le envió el Ejecutivo, con lo que se activa el segundo plazo para que rectifique antes del jueves. «Nadie ha tenido tan fácil evitar que se aplique la Constitución», ha dicho en alusión al artículo 155 de la Constitución.