Un termómetro marca 52 grados en Zamora durante la ola de calor de esta semana EFE
Un termómetro marca 52 grados en Zamora durante la ola de calor de esta semana EFE

La muerte de un ciclista en Barcelona eleva a dos las víctimas mortales por la ola de calor

Un ciclista, de 66 años, ha sufrido una parada cardiorespiratoria mientras circulaba por la B-124, a la altura de Mura (Barcelona), en plena canícula

BARCELONA/MadridActualizado:

Un ciclista murió ayer en Cataluña como consecuencia de las altas temperaturas. Se trata de la segunda víctima mortal por la ola de calor que azota a gran parte del país desde el pasado jueves. El fallecido es un ciclista de 66 años que sufrió una parada cardiorespiratoria, mientras circulaba por la carretera B-124 a su paso por el municipio de Mura (Barcelona), según precisaron fuentes del Sistema de Emergencias Médicas de Cataluña (SEM).

Portavoces de este servicio y de los Mossos d’Esquadra indicaron que podría tratarse de la primera muerte por un golpe de calor, aunque este extremo se confirmará una vez que se practique la autopsia a la víctima. El aviso de este suceso fue recibido hacia las 10,55 horas, cuando el hombre empezó a encontrarse mal y quedó inconsciente.

La primera víctima mortal por las temperaturas extremas se registró el sábado en La Zarza (Badajoz). El fallecido era una persona de 76 años que fue trasladado al Hospital de Mérida por una parada cardiorespiratoria, pero los profesionales sanitarios no pudieron hacer nada por salvar su vida.

La ola de calor, que batió el sábado récords de temperatura en varios puntos de la península, comenzará a remitir hoy. Pese al descenso del mercurio, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), mantendrá el nivel de alerta en 23 provincias de diez comunidades, la mayor parte de nivel amarillo, excepto tres que permanecerán en nivel naranja. Se trata de Córdoba, Sevilla y Badajoz, las únicas de toda España cuyos termómetros alcanzarán o superarán los 40º.

Las temperaturas bajarán hoy de forma generalizada hasta los 37-39ºen la mayor parte del interior de la Península, aunque subirán en el litoral cantábrico, donde hasta ahora la ola de calor no se había notado tanto.