Carina Mejías - Tribuna Abierta

¿Qué va a pasar?

Estamos en vísperas de que un gobierno suicida arrastre a Cataluña al precipicio de la independencia

Actualizado:

Es la pregunta que nos formulan nuestros amigos a cuantos nos dedicamos a la política, un reflejo de la angustia y la tensión que vivimos estos días. Nadie sabe qué pasará pero sí sabemos qué ha pasado en los últimos 30 años. Tiempos en los que la alternancia en el poder entre PP y PSOE siempre tuvo como principal aliado al nacionalismo que, insaciable en su ambición, nunca dio síntomas de querer otra cosa que la independencia.

Y el paso de los años fue fructífero en cesiones y concesiones a costa de que los catalanes que nos sentimos españoles fuéramos perdiendo derechos y libertades a golpe de transferencia. Educación, lengua, sanidad, dependencia… Todo lo que pudiera contentar al socio a cambio de un puñado de votos.

Los viejos partidos fueron asumiendo el discurso victimista con la creencia de que era la fórmula para recuperar el apoyo en una sociedad anestesiada. Por eso nació Ciudadanos cuando un grupo de intelectuales que no debían favores se propusieron la noble tarea de desenmascarar la mentira, los abusos y reclamar sus derechos.

La desafección no era falta de recursos económicos sino el adoctrinamiento en las aulas, la desaparición de la lengua común y la pedagogía del odio hacia todo lo español, enmascarada en una constante reivindicación de más dinero para despilfarrarlo en construir un nuevo estado.

Sabíamos que lo que hoy estamos viviendo podía pasar algún día, que la ausencia y dejadez del Estado en Cataluña había desamparado a sus ciudadanos, que se había cedido demasiado y que la constante búsqueda del encaje de Cataluña en España había terminado por desencajarlo todo.

Estamos en vísperas de que un gobierno suicida arrastre a Cataluña al precipicio de la independencia y, aun estando ante una de las crisis de Estado más graves de nuestra historia, los catalanes seguimos sintiendo el desamparo de un gobierno torpe e inmovilista que no sabe defender lo que en verdad le pertenece.

Carina Mejías preside el grupo municipal de Ciudadanos en Barcelona