Cataluña

El Papa refuerza la archidiócesis de Barcelona con dos nuevos obispos auxiliares

Los sacerdotes Sergi Gordo Rodríguez, canónigo de la Catedral, y Antoni Vadell, con una sólida trayectoria pastoral de catequesis en Mallorca, auxiliarán a Omella, junto con el actual obispo Sebastià Taltavull

Sergi Gordo (izquierda) y Antoni Vadell tras hacerse público el nombramiento
Sergi Gordo (izquierda) y Antoni Vadell tras hacerse público el nombramiento - ABC
E. ARMORA Barcelona - Actualizado: Guardado en: España Cataluña

«Agradezco al Santo Padre la ayuda que me envía y a ellos que hayan aceptado. Es un alivio contar con su colaboración porque hay mucho trabajo». Con estas palabras, el arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, agradecía esta mañana al Papa Francisco que haya decidido reforzar la archidiócesis de Barcelona con dos nuevos obispos auxiliares. Se trata del canónigo de la Catedral de Barcelona Sergi Gordo Rodríguez (Barcelona, 1967), y el vicario de la diócesis de Mallorca Antoni Vadell Farrer (Llucmajor, 1972), ambos menores de cincuenta años, lo que el arzobispo ve como una ventaja, ya que, según apunta, «permitirá conectar mejor con la juventud».

Gordo y Vadell trabajarán codo a codo con el actual obispo auxiliar Sebastià Taltavull, que desde septiembre de 2016 ejerce, además, como administrador apostólico de Palma de Mallorca tras la destitución del anterior obispo Javier Salinas.

«Un desafío que no asumiré solo»

Gordo, que acaba de cumplir cincuenta años y hace veinticinco que fue ordenado sacerdote, se ha mostrado ilusionado por esta «nueva llamada». «Afronto la llamada con ilusión y esperanza. Es un desafío que no afrontaré solo. Estoy ilusionado por hacerlo en equipo, no solo de los otros obispos sino también de los sacerdotes de las diócesis y todo el pueblo de Dios», ha precisado Gordo.

El otro nuevo obispo auxiliar, Antoni Vadell, tiene 45 años y procede de Mallorca, donde ha desarrollado gran parte de su actividad. Vadell asegura que asume el reto que le ha impuesto en Papa «sobre todo con confianza».

«Confianza de que esta misión vale la pena y confianza en el Señor, en las personas con las que compartiré la misión», ha apuntado el nuevo obispo auxiliar, quien ha reconocido que, pese a todo, le apena «dejar la tierra y las personas de Mallorca».

Acto de nombramiento en septiembre

Omella ha conjeturado que los motivos del Papa para elegir a ambos obispos, que serán nombrados oficialmente a principios de septiembre, es que son «pastores con olor a oveja, que están con la gente», y ha agradecido su juventud, que ayudará a «abrir la Iglesia al mundo y cultura de hoy». «La juventud no es una enfermedad, es un don que pasa pronto y estoy convencido de que será muy posiitvo que venga savia nueva a la archidiócesis».

Gordo proviene de los sectores sociales y de base de la Iglesia, y ha combinado su tarea pastoral con la académica, un ámbito que le perfila como fuerte intelectual, puesto que tiene estudios de doctorado en Filosofía y Teología y ha sido profesor en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona, además de ser Secretario General del Arzobispado de Barcelona y canónigo de la Catedral de Barcelona. Por su parte, Vadell es uno de los obispos más jóvenes de España, y se ha dedicado ampliamente a la tarea pastoral de catequesis y educativa en Mallorca, donde actualmente es rector de siete unidades pastorales.

Taltavull, natural de Menorca y de 69 años, es obispo auxiliar de Barcelona desde el 2009 y administrador apostólico de Mallorca desde 2016, y ha subrayado haber «trabajado codo con codo» con Vadell y Gordo con anterioridad.

No figuraban en las quinielas

El refuerzo de la archidiócesis era una cuestión pendiente de resolver sobre todo, después de que el obispo Taltavull fuera llamado por el Papa a asumir nuevas atribuciones en Mallorca. El arzobispado de Barcelona había llegado a tener cinco obispos auxiliares antes de que la archidiócesis se disgregara con la creación de los obispados de Sant Feliu de Llobregat y Terrassa, y en los últimos años había contado sólo con un obispo auxiliar, Taltavull.

Los nombres de Gordo y Vadell han sorprendido en algunos sectores eclesiásticos porque no figuraban en las quinielas que se hicieron durante la discreta consulta interna en la que participaron responsables de algunas congregaciones religiosas presentes en Cataluña y también algunos vicarios y sacerdotes con cargos. Entre los nombres que sonaron como posibles obispos auxiliares figuran los de Santiago Bueno(Barcelona, 1958), juez eclesiástico que ascendió en la curia de la mano del que fuera obispo de Solsona Jaume Traserra; Ramon Corts (Mataró, 1951), rector de las parroquias de la Concepció y Sant Francesc de Sales y gran conocedor de los archivos del Vaticano, y Salvador Bacardit, rector de la parroquia de Sant Vicenç de Sarrià, y actual delegado de Caritas Diocesana de Barcelona.

Toda la actualidad en portada

comentarios