Jordi Cuixart (d), presidente de Òmnium Cultural, al llegar la semana pasada a la Audiencia Nacional
Jordi Cuixart (d), presidente de Òmnium Cultural, al llegar la semana pasada a la Audiencia Nacional - EFE

Òmnium ha recibido 20 millones para la secesión en subvenciones y ayudas

La Generalitat dejó de subvencionarla cuando Mas le encargó pilotar el «procès», pero pasaron a ingresar aun más gracias a «estudios y donaciones»

BarcelonaActualizado:

Los «motores» del desafío secesionista catalán en las calles gozan de una privilegiada situación económica. Las asociaciones ANC (Asamblea Nacional Catalana) y Òmnium suman casi 8,3 millones de euros en activos. Ambos presidentes, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, respectivamente, están siendo investigados por sedición en la Audiencia Nacional.

[Sigue al minuto toda la información sobre la crisis catalana]

La más veterana, Òmnium Cultural, nacida en 1961, ha recibido desde 2005 más de 20 millones de euros en subvenciones públicas para incentivar el catalanismo, encargo de estudios y campañas de recaudación.

Tradicionalmente la Generalitat inyectaba entre uno y dos millones de euros al año en las cuentas de Òmnium. La mayor parte de ellas son subvenciones a fondo perdido y otorgadas a dedo, sin concurrencia pública. La última gran subvención se la dio Artur Mas de forma directa en 2011: 1,4 millones de euros para sufragar las «actividades y proyectos de Òmnium Cultural durante las anualidades 2011 a 2013».

Subvenciones y ayudas recibidas por Òmnium Cultural
Subvenciones y ayudas recibidas por Òmnium Cultural- ABC

En el momento de la adjudicación la tensión soberanista ya era palpable. En 2012, Mas decidió adelantar las elecciones y dar el pistoletazo de salida al giro independentista de Convergencia, para el que se apoyó en Òmnium y la recién creada ANC, que actúan desde entonces como representante y aglutinador de la sociedad civil indepedentista. Esta subvención de 1,4 millones se liquidó en 2013 con un importe final a la baja que ascendió a 965.977 euros, según figura en el Diario Oficial de la Generalitat.

En ese momento, las subvenciones de la Generalitat a Òmnium se suprimen, lógicamente, porque Mas -y luego Carles Puigdemont- estarían pagando con dinero público el «músculo» de sus políticas en la calle. Pero las arcas de la ONG presidida por el empresario Jordi Cuixart no solo no se resienten, sino que elevan su cifra de facturación.

Compensan

Tras este cambio de estrategia, las subvenciones cayeron en 2013 de más de un millón de euros a apenas 200.000, pero aparecieron en sus balances 1,85 millones de euros en concepto de «ventas y prestación de servicios», un capítulo que un año antes solo les suponía 264.000 euros.

En los años sucesivos, Òmnium sustituyó las subvenciones por los ingresos que le reporta la campaña «Ara ès l´hora» («Ahora es la hora»), una campaña «para conseguir que una mayoría amplia del pueblo de Cataluña opte por el Sí a la independencia».

Por esta vía, los nuevos mecenas (particulares, empresas...) aportaron algo más de tres millones de euros en 2014; casi 1,8 en 2015; y 1,6 en 2016.

Con estos extraordinaros ingresos, Òmnium, que en la etapa de las generosas subvenciones de la Generalitat ingresaba 2,9 millones de euros (2011) o 3,2 millones (2012), se disparó hasta los 4,5 millones que se anotó en 2013 o los 6,6 de 2014. En 2015 fueron 5,6 millones en ingresos por los 4,4 de 2016. El año pasado las subvenciones solo le supusieron 144.404 euros. Provinieron de varios ayuntamientos y de la Diputación de Barcelona, que fue la más generosa con 90.000 euros.

Al margen de subvenciones y campañas, Òmnium obtiene más de tres millones de euros al año en cuotas de socios y cuenta con el patrocinio de La Caixa. La entidad que se ha visto ahora obligada a llevarse de Cataluña su domicilio social ha sido extraordinariamente generosa con el brazo ejecutor de los planes independentistas. La Obra Social de la entidad catalana ha donado 1,26 millones de euros a Òmnium entre 2009 y 2016, según recoge la asociación en sus balances (auditados y publicados).

Además, La Caixa financió en el pasado la adquisición de la joya de la corona del patrimonio de Òmnium, su sede. Se trata del bajo y la planta principal del número 276 de la calle Diputación, en una de las mejores zonas de Bacrelona. Ambos pisos suman 935 metros cuadrados y fueron adquiridos por Òmnium en marzo de 2004.

La asociación cultural se sirvió de un préstamo de La Caixa de 3.545.465 euros. Además, la entidad soberanista recibió una subvención para el cambio de sede de 601.000 euros. [Aclaración de La Caixa sobre sus aportaciones a Òmnium]

El «regalo» de Pujol

Se la otorgó sin concurrencia pública Jordi Pujol en 2003, según publicaron varios medios. Fue un «regalo de despedida», pues el entonces president aprobó la donación en su último Consejo Ejecutivo, celebrado en diciembre de ese año, cuando ponía fin a más de 23 años de mandato.

Los activos que contabiliza Òmnium, definida como la «principal entidad cívica y cultural del país», ascienden a 5,6 millones de euros. Por su parte, la ANC, que no publica sus cuentas, registra activos de 2,7 millones de euros. Asegura que no recibe subvenciones públicas. Se financia con cuotas de socios y venta de «merchandising».