Las pruebas tienen el objetivo de facilitar el tránsito de la educación primaria a la secundaria
Las pruebas tienen el objetivo de facilitar el tránsito de la educación primaria a la secundaria - EFE

Más de 80.000 alumnos catalanes de sexto de primaria se examinan desde hoy de competencias básicas

En la edición de este año las pruebas ocupan tres días e incluyen por primera vez el área de medio natural

BARCELONAActualizado:

Un total de 80.637 alumnos se someten hoy, mañana y el jueves a la prueba de evaluación de sexto de educación primaria, que analiza el grado de consecución de los conocimientos básicos al finalizar la etapa, y que este año incluye por primera vez la competencia de medio natural. La prueba se aplicará de manera simultánea en todos los centros que imparten educación primaria de Cataluña, que en esta edición serán un total de 2.246.

En esta ocasión se añade un día más a la prueba con motivo de la evaluación de la nueva área de medio natural, así que este año tiene una duración de tres días en lugar de los dos, ha informado el departamento de Enseñanza.

De esta manera, la prueba, diseñada por el Consejo Superior de Evaluación del Sistema Educativo, se distribuirá en cinco sesiones, una hoy, dos mañana y otras dos el jueves. Esta mañana los alumnos se someten a la evaluación de la competencia asociada al área del conocimiento del medio natural y aranés en el Valle de Aran (Lérida), que harán 89 alumnos.

La nueva competencia evalúa la habilidad del alumnado para resolver problemas, explicar fenómenos naturales y tecnológicos, interpretar datos, comprender la metodología científica y analizar y evaluar aplicaciones tecnológicas en contextos específicos, a partir de los conocimientos científicos y tecnológicos.

Asimismo, mañana los alumnos se examinarán en la lengua castellana y matemáticas; y el jueves, en lengua catalana y lengua extranjera. Según ha informado Efe, la mayoría de los alumnos (77.615) harán la prueba en inglés y 306 en lengua francesa.

Evaluación del sistema educativo catalán

Esta prueba mide el grado de consecución de las competencias básicas al finalizar la educación primaria y proporciona información sobre el sistema educativo catalán. La prueba permite a los centros tener información de sus puntos fuertes y débiles, y las familias de los alumnos conocer cuál es el grado de consecución de las competencias básicas al finalizar la etapa obligatoria.

Según Enseñanza, la prueba también tiene el objetivo de facilitar el tránsito de la educación primaria a la secundaria, dado que los alumnos que no superen alguna de las competencias evaluadas dispondrán de material para poder trabajar los diferentes ámbitos durante el período de verano.