Kean Loach, ayer en Barcelona
Kean Loach, ayer en Barcelona - EFE

Ken Loach: «No veo claro el programa social del proceso soberanista catalán»

El cineasta británico presenta en la Filomecta de Cataluña una retrospectiva sobre toda su carrera

BARCELONAActualizado:

La Filmoteca de Cataluña rinde pleitesía a Ken Loach (Nuneaton, 1936) con un ciclo que incluye su última película «I, Daniel Blake» (2016) y aceptó la invitación de presentarla él mismo. El director británico recala en Barcelona, «ciudad que no visito desde “Tierra y libertad”, en 1995», y su presencia acapara muchos flashes. «En estos más de veinte años han cambiado muchas cosas en la superficie pero en esencia sigue todo muy parecido -reflexiona-. Por otra parte, podemos decir que las diferencias sociales se han radicalizado; los pobres son más pobres y los ricos más ricos».

La primera pregunta del respetable fue, cómo no, directa al «procés». A lo que contestó con mucho humor que tiene la sensación de entrar en un campo de minas: «He seguido los hechos lo mejor que se puede desde otro país lo que está pasando aquí, y lo que pasa es que no veo el programa social del movimiento independentista que se enfrenta al programa social de Madrid, es lo que no veo claro».

Para el cineasta, el interés de la clase trabajadora en Cataluña «es el mismo que el de la clase social de la Península Ibérica y de Europa: y es una casa, un salario, salud, pensión, escuelas y seguridad. Y no veo clara la conexión entre la independencia catalana y en si estas demandas avanzarían o retrocederían con ella».

Sobre el tema del Brexit responde que «la mayoría de los que votaron esta opción eran conservadores, mientras que de la izquierda fueron una tercera parte». Ante el caos del Brexit y del procés alerta que «el peor enemigo es el fatalismo, y ante éste es necesario recordar la historia, agitar, educar y organizar, ya que hay mucho trabajo que hacer».

Loach cree que el trabajo del periodista y del cineasta son diferentes: «El periodista narra lo que ocurre al momento y el director de cine hace una segunda barrida de la historia con perspectiva». Y respecto a la tendencia a la derecha que vive Europa culpa a los políticos de izquierdas de su falta de liderazgo. Y cierra sus parlamentos diciendo que la esperanza y el optimismo es lo último que se debe perder.