La Rambla de Barcelona, repleta de transeuntes
La Rambla de Barcelona, repleta de transeuntes - INÉS BAUCELLS
Día del Libro

Los libreros confían en que Sant Jordi «vuelva a animar las ventas»

El Gremio de Libreros espera repetir o superar las cifras del año pasado, cuando se facturaron 22 millones de euros

BARCELONAActualizado:

Con el objetivo de volver a despachar 1,5 millones de libros en unas pocas horas y, como mínimo, igualar la facturación del año pasado, cuando se registraron algo más de 21 millones de euros y un crecimiento del 4% respecto a 2016, editores y libreros vuelven a conjurarse para que Sant Jordi ponga fin a unos cuantos meses de altibajos en el sector y apuntale, una vez más, la remontada editorial. «Estamos en una situación estable que no es para tirar cohetes, pero esperamos que Sant Jordi vuelva a animar las ventas», destaca Patrici Tixis, presidente de la Cámara del Libro de Cataluña.

El contexto político, apunta Tixis, puede haber influido, pero desde la última gran crisis de hace diez años, añade, el sector se ha acostumbrado a un cambio en los hábitos de consumo. «Ahora funcionamos en una dinámica de dientes de sierra, con momentos de subida muy importantes», destaca. Y Sant Jordi, no hay duda, es uno de esos días señalados en el calendario; un día en el que autores y lectores se reencuentran en la calle para certificar una vez más que las listas de los más vendidos sólo interesan a los amantes de los ránkings. «Los diez títulos más vendidos sólo representan el 5% del total, así que los libreros preferimos fijarnos a partir del número 11, ya que son los que recomendamos o los que la gente escoge directamente de las estanterías», destaca M. Carme Ferrer, presidenta del Gremio de Libreros.

Así, a falta de que los lectores decidan si este año habrá libro o libros de Sant Jordi y de que el tiempo acompañe, el sector confía en una jornada aún más satisfactoria que las de los dos últimos años. Máxima ahora que la fiesta del libro y la rosa vuelve a coincidir con un día laborable. «La gente comenzará a comprar libros el viernes y el sábado, y también podrá comprar el domingo, ya que muchas librerías abrirán sus puertas, sobre todo, en Barcelona», apunta Tixis, quien avanza que, más allá de algunos ensayos sobre la situación política en Cataluña, las cifras de ventas indican una tendencia al alza del thriller, la novela negra y el domestic noir.

A nivel organizativo, y después de que el año pasado recorriesen las paradas del centro de Barcelona entre 1,2 y 1,5 millones de personas, el Gremio de Libreros y el Ayuntamiento de la ciudad han decidido «esponjar» la superficie de circulación desplanzando algunos stands a Diagonal y a Consell de Cent. Una manera de dar un poco de aire a la zona en la que se concentran el mayor número de libreros y paseantes y de darle un nuevo impulso a una fiesta que también apuesta este año por la internacionalización de la mano de la Agencia Catalana de Turismo. Así, además de organizar un concurso de escaparates de librerías europeas o de auspiciar más de un centenar de actividades en todo el mundo, la agencia ha invitado a una veintena de periodistas de diez países para que vivan la diada de Sant Jordi en primera persona.