REUTERS

Un juez investigará a los profesores de un colegio catalán por incitar al odio a sus alumnos

Los denunciantes son padres de diferentes niños, uno de los cuales es hijo de una guardia civil

BARCELONAActualizado:

El Juzgado de Instrucción 1 de La Seu d'Urgell, en Lleida, ha admitido a trámite la primera denuncia contra profesores de un colegio en Cataluña por supuestamente incitar al odio a sus alumnos, uno de los cuales es hijo de una guardia civil.

En el auto, al que ha tenido acceso Efe, el magistrado Ignacio Risueño Puchades, incoa diligencias previas para la comprobación de los hechos y de las personas intervinientes por la comisión de un presunto delito de incitación al odio, tras recibir varias denuncias por unos mismos hechos que fueron presentadas ante la Comandancia de la Guardia Civil de esta localidad catalana. Además, pide a la Guardia Civil que informe sobre las actividades llevadas a cabo en el centro escolar el pasado 3 de octubre —cuando se produjo la huelga general en Cataluña a instancias del Govern y de las entidades soberanistas— así como que detalle la relación laboral de tres profesores con el colegio.

Los denunciantes son padres de diferentes alumnos, uno de los cuales es hijo de una guardia civil, que ponen de manifiesto comentarios realizados por los profesores, así como actitudes amparadas por el director del centro escolar Al respecto, el juez señala en su auto que los alumnos son «de edades muy tempranas y en consecuencia moldeables, máxime por quien ostenta un principio de autoridad frente a ellos».

Por ello, indica que «podría ser que los profesores y el director incitaran de manera directa a sus alumnos a la comisión de hechos mínimamente concretados de los que pueda predicarse la discriminación, el odio, hostilidad o la violencia» contra la Guardia Civil. «Hasta tal punto existen indicios de lo indicado, que según se relata en la denuncia un alumno de dicho centro habría sufrido humillaciones, insultos e incluso agresiones al ser su madre miembro de la Guardia Civil, y ser este hecho conocido por el resto de alumnos y profesores», añade el magistrado.