Cataluña

Franco desata la polémica en la explanada del Born

Una exposición sobre símbolos franquistas enfrenta a oposición y Ayuntamiento y provoca tensiones en su inauguración

La estatua ecuestre de Franco, con una «estelada» frente al Born - INÉS BAUCELLS
DAVID MORÁN Barcelona - Actualizado: Guardado en: Cataluña

Quiere ser una llamada a la reflexión, pero lo primero que ha provoado ha sido una lluvia de huevos lanzados con puntería élfica. Así recibió este lunes un vecino a la estatua ecuestre de Franco, una pieza creada por Josep Viladomat e instalada en el castillo de Montjuïc entre 1963 hasta 2001 que se puede ver hasta el 8 de enero frente al acceso principal del Born Centre de Cultura i Memòria.

La escultura, que se exhibe decapitada –la cabeza desapareció misteriosamente en 2013 mientras permanecía en un almacén municipal–, es una de las tres piezas que articulan «Franco, Victoria, República. Impunidad y espacio urbano», exposición con la que el Ayuntamiento de Barcelona quiere evidenciar «la permisividad con los símbolos de la dictadura y la impunidad del franquismo», en palabras del primer teniente de alcalde de Ayuntamiento de Barcelona, Gerardo Pisarello.

Cabeza de Franco, obra de Eugenio Merino, que cierra la exposición
Cabeza de Franco, obra de Eugenio Merino, que cierra la exposición- INÉS BAUCELLS

De momento, sin embargo, lo que ha conseguido el consistorio es ponerse en contra a toda la oposición -CiU, ERC, Ciutadans y PP no han acudido a la inauguración en señal de protesta– y dar forma a una polémica que venía gestándose desde que se anunció la muestra en verano y empezaron a cruzarse las acusaciones de banalización de la memoria histórica.

Porque, ya por la tarde y después de los huevos mañaneros, han llegado los pitos y el intento de boicot de una veintena de miembros de la Juventudes de Esquerra Republicana (JERC), algún que otro grito de «nazis» y «fascistas» a Pisarello y el comisario de la muestra, un pequeño rifirrafe entre un par de espontáneos que montaban guardia frente a las estatuas y una pancarta en la que podía leerse «Franco ni en el Born ni en ningún sitio».

Alguien incluso se ha aventurado a colgar una «estelada» en la estatua del dictador, una manera de recordar que el Born nació como santuario del soberanismo y que partidos como ERC y CiU ya han subrayado lo inconveniente que resulta organizar esta exposición precisamente allí. «Yo entiendo que se puedan producir actos de rechazo fruto de la incomodidad, pero nos tendría que incomodar aún más no conocer la historia de ciertos símbolos y por qué fueron tolerados durante tantos y tantos años, incluso en democracia», ha apuntado Pisarello sobre una muestra que, además de la pieza ecuestre de Franco, lleva a la explanada del Born la estatua de la Victoria de Frederic Marés que presidió el paseo de Gràcia entre 1939 y 2011 y una imagen del monumento a la República, también de Viladomat que se proyecta como sombra de la de Marés.

Interior de la exposición
Interior de la exposición- INÉS BAUCELLS

Una vez dentro del recinto, la exposición se completa con una serie plafones y paneles que, además de explicar la historia de cada uno de los monumentos, ahonda en la especial significación de espacios como el castillo de Montjuïc, del que, explica el comisario de la muestra, Manel Risques, se intentó borrar la memoria histórica con la instalación de la estatua ecuestre. Así, a través de artículos, fotografías de época e incluso el discurso que pronunció Franco en Barcelona durante la inauguración de la estatua, la muestra quiere poner de manifiesto que «durante todos estos años no se ha explicado todo lo que se tenía que explicar», como ha apuntado el Comisionado de Memoria del Ayuntamiento, Ricard Vinyes.

Completa la exposición una pieza del artista Eugenio Merino, autor de piezas como «Always Franco» o «Punching Franco» y demandado en ambas ocasiones por la Fundación Francisco Franco, que reproduce la cabeza del dictador. Una cabeza que, ha añadido Risques, vendría a simbolizar la que le falta a la estatua ecuestre y con la que se quiere denunciar la banalización del franquismo.

Precisamente hoy se ha anunciado que JxSí, SíQueEsPot y la CUP llevarán al pleno del Parlament de esta semana una proposición de ley de reparación jurídica de las víctimas del franquismo que, entre otras medidas, insta a declarar nulos y sin efecto jurídico todos los consejos de guerra sumarísimos «instruidos por causas políticas a Cataluña» y sus correspondientes sentencias entre 1938 y 1975.

La propuesta, que también insta a la Conselleria de Justicia de la Generalitat a emitir una certificación de nulidad de los procesos que se llevaron a cabo y sus sentencias, se prevé que se aborde en el Parlament el miércoles por la mañana.

Teniendo en cuenta que ningún partido ha presentado enmiendas a la totalidad, todo indica que seguirá su tramitación en el Parlament tras el debate a la totalidad.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios