Joan Carles Valero - Letras expectativas

Festival de la muerte

«El rechazo a la muerte se refleja en nuestra sociedad en que los cadáveres tienden a ocultarse»

Joan Carles Valero
Actualizado:

El final de la vida es el periodo más sensible de la existencia humana, en el que emergen necesidades físicas, emocionales, sociales y espirituales tanto en los pacientes como en sus familias. En muchas culturas, echarse a morir supone la aceptación del final de la vida, pero nuestra sociedad vive de espaldas a la muerte. Nunca conoceremos las estadísticas de los ciudadanos que, aquejados de enfermedades graves, dejan de tomar su medicación por su deseo de adelantar la muerte.

El rechazo a la muerte se refleja en nuestra sociedad en que los cadáveres tienden a ocultarse y, cuando se exponen, como ocurre en las funerarias, se hace bajo una apariencia irreal, con los rostros maquillados para evitar gestos mortecinos que, en cambio, sí mostraban las recientes prácticas de la fotografía «post mortem», que ayudaban a los dolientes a la superación del duelo. En el siglo XXI, al tiempo que se esquiva encarar el final de los allegados, paradójicamente se produce la difusión de imágenes de la enfermedad y la muerte compartidas «online» en redes sociales como reivindicación de la dignidad de los enfermos y sus familias.

En este punto, el duelo y la fotografía «post morten» se antojan contradictorios en nuestro siglo y al tiempo extremadamente vigentes, como demuestran las investigaciones de las doctoras Montse Morcate y Rebeca Pardo sobre cómo se comparte el dolor y el duelo digitalmente en casos sobre Alzheimer o los memoriales «online».

Rebeca Pardo, que ha trabajado en Harvard con médicos y antropólogos las narrativas de la enfermedad a través de la fotografía, también ha sido jurado de los premios de cortometrajes y fotografía del Festival WeCare que se entregarán el día 17 en CaixaForum. Lo organiza la cátedra WeCare de la UIC que promueve el conocimiento de los asuntos relevantes al final de la vida a través de la investigación, la formación y otras acciones sociales.

Sus miembros sostienen que, con frecuencia, el final de la vida se identifica con sufrimiento, y con este festival quieren reflejar que la vida puede estar llena de sentido, en todas las circunstancias, hasta la llegada de la muerte. En el «WeCare Festival: Living to the end» han participado propuestas de más de 120 países. Como dijo Octavio Paz: el culto a la muerte es culto a la vida.

Joan Carles ValeroJoan Carles Valero