Miquel Porta Perales - El oasis catalán

Enredo

La comedia sigue en los días previos a las elecciones autonómicas del 21 de diciembre

Miquel Porta Perales
Actualizado:

El secesionismo sigue dando la vara. Ya saben: el 1 de octubre, el mandato democrático del pueblo catalán, la implementación de la República, el Estado demofóbico y represor que amenaza con la violencia extrema, las empresas catalanas que cambian la sede social siguiendo las instrucciones del Gobierno, la Fiscalía, la Audiencia, el Tribunal Supremo, los «presos políticos», los lazos amarillos, las concentraciones con linternas, las mesas petitorias propresos, los conciertos propresos, los videos de los fugados, el sainete de Puigdemont, la romería de Bruselas, el «exilio» catalán, de la unilateralidad a la bilateralidad e incluso la multilateralidad, la prensa española manipuladora, la lengua no se toca y, como no podía ser de otra manera, el artículo 155. A ver, ¿qué sería del secesionismo sin toda esa comedia? Represento, luego existo. Una comedia que permite reescribir la historia, que muestra que la mentira y el engaño son rentables, que facilita la obtención de réditos políticos y electorales. Y mucho victimismo.

La comedia sigue en los días previos a las elecciones autonómicas del 21de diciembre. Puigdemont organiza la lista Junts per Catalunya y su partido finge aprobar una iniciativa que tritura al PDECat y en la cual no han tenido ni arte ni parte. Por su parte, ERC simula colaborar -¿todavía?- de buen grado con Junts per Catalunya y el PDECat en la redacción de unos puntos programáticos comunes -quiero la secesión sin quererla y exijo un acuerdo bilateral con el Estado con la mediación de la Unión Europea- que podrían favorecer a Puigdemont. Y la CUP -detalle importante: sin nadie en prisión- sigue predicando el integrismo nacionalista que le caracteriza. Mientras tanto, los comunes siguen con el sonsonete de «ni DUI ni 155»; pero, eso sí, mirando al mundo independentista. En definitiva, en el Teatro Nacional Secesionista de Cataluña se representa una pieza en la que cada cual escenifica su papel. ¿Un giro táctico? ¿Un giro estratégico? Un enredo para sacar tajada.

Miquel Porta PeralesMiquel Porta Perales