Retrato de Salvador Dalí realizado por Bernad
Retrato de Salvador Dalí realizado por Bernad - ANTONI BERNAD

«Dalí era una maravilla, una persona encantadora»

El fotógrafo de moda y retratista Antoni Bernad expone en el Palau Robert una retrospectiva de su trabajo

BARCELONAActualizado:

«Llegué a la fotografía gracias al franquismo. En España era todo tan gris que me pasaba el día mirando revistas extranjeras y ahí descubrí los colores y las nuevas tendencias internacionales”. Así explica Antoni Bernad cómo cayó atrapado en la fotografía.

El Palau Robert abre una gran ventana al legado del este artista. «Antoni Bernad. Norte/Sur/Este/Oeste». No hay orden cronológico y el título hace referencia al cruce de ideas que inspiran a Bernad.

El rostro más repetido es el de Laura Ponte. «Tengo miles de fotos de Laura –destaca-. La primera vez que la vi supe que iba a ser una de mis musas. La he retratado en muchas facetas pero quizás la más curiosa es cuando hizo de Gala y de Dalí». La fotografía de moda ha sido uno de sus timones. «Con las modelos te puede pasar cualquier cosa y con las topmodels ni te cuento. Las segundas se creen que son el centro del universo y piden cosas complicadísimas, se creen que lo saben todo. Lo que siempre he tenido muy claro es que había que tratarlas muy bien para que dieran el cien por cien».

Pero disfruta más hablando de personajes a los que conoció gracias a su cámara. «Dalí era una maravilla, una persona encantadora. Sencillo, tierno, generoso. Incluso fuimos juntos al circo; él iba con un broche muy vistoso y tenía miedo que el mago se lo robara».

Personajes complejos

Más complicado fue ganarse la simpatía del arquitecto José Antonio Coderch. «Entré en su casa y cuando ya me estaba diciendo que me fuera por la puerta le pregunté quién era esa mujer tan guapa que había visto en un marco. Ahí cambió de opinión. Me dijo que era su madre y accedió a que le hiciera una sesión de fotos. Ahora me arrepiento de no haber fotografiado a su mujer que era muy guapa. Coderch quedó muy contento con las fotos y me dijo: “me has sacado como soy. Un perro rabioso”».

Bernad se lo ha pasado en grande. «Siempre intento que se diviertan. Que salten que bailen». Un libro de retratos de catalanes ilustres le abrió las puertas de muchas casas: «Algunos vivían aquí y otros fuera de España. Fue un placer conocerles».

Un número interminable de famosos pasaron por su filtro. “La revista Vogue me encargó hacer fotos de Tàpies. Fui a su taller y le animé a que metiera su pies en una palangana y pintar a con los pies. Al principio estaba un poco estirado pero poco a poco fue cogiendo confianza y se divirtió mucho”. Cada foto tiene su historia.