EFE

«Cataluña tiene remedio si recupera el sentido común que le caracterizó»

El historiador José Enrique Ruiz-Doménec charla con ABC sobre la situación en Cataluña a dos semanas para el 21-D

Actualizado:

¿Por qué hay que votar?

Por responsabilidad ciudadana, ahora más que nunca. Porque la actual situación exige compromiso, decisión, valor. El momento es sumamente peligroso. Hay que recuperar el sentido democrático.

¿Cataluña tiene remedio?

-Claro, siempre y cuando recupere el sentido común que le ha caracterizado la mayoría de las veces en su historia; siempre y cuando sepa controlar los impulsos autodestructivos que a menudo le asaltan; siempre y cuando deje a un lado los cantos de sirena.

¿Tiene claro su voto?

Mi voto siempre ha sido estratégico; y lo es tambien en este momento. Durante años he votado con conciencia de que en democracia votar permite reorientar acciones políticas equivocadas. Es la grandeza de este sistema de representación parlamentaria.

¿Cuál es la primera medida que debería adoptar el nuevo presidente?

Recuperar el pulso cosmopolita de Cataluña. Ofrecer confianza a los ciudadanos de que no van a ser abandonados a su suerte, de que hay un futuro esperanzador dentro de Europa. Ser honesto, aunque parezca que esto último sea mucho pedir.

¿Qué es lo peor que ha hecho el actual Govern?

Mentir. No se puede aceptar la mentira como razón de la gobernanza. Además, los hechos han confirmado que se mentía demasiado a menudo.

¿Y lo mejor?

Mostrar que sus procedimientos eran anacrónicos. No se puede ir contra el curso de la historia.

¿Cómo se imagina Cataluña dentro de un año?

Creo que todos los ciudadanos que viven y trabajan aquí deberán enderezar la situación. Participar en el debate; curar las tensiones y las fracturas sociales, personales, territoriales. Un gran desafío y una nueva oportunidad.

¿Hay vida más allá del debate independentista?

El debate forma parte de la vida política; pero la vida política no es la única vida posible. Hay que recuperar el pulso económico, las ganas de vivir, la sonrisa entre la gente, y aunque suene a utopía una vida cultural creativa e intensa. Cuanta más cultura menos quebrantos provocará ese debate.

¿Hablará de política en la cena o comida de Navidad?

¿Por qué no? Hay muchos temas de la vida política que merecen ser tratados en una larga sobremesa. Hablaré de política; y regalaré el libro «Souvenirs» de Tocqueville.

¿Quién se merece que los Reyes Magos le traigan carbón?

Nadie; conociendo a quienes lo merecerían, lo revenderían.