Los manifestantes del 12-0 se dirigen por el paseo de Gracia a la plaza Cataluña - SCC

Barcelona se vuelve a manifestar por la unidad de España

Tras la gran concentración del pasado domingo, miles de contrarios a la indepedencia vuelven a salir a la calle

BARCELONAActualizado:

Abanderados por la pancarta "Cataluña sí, España también", miles de personas (65.000, según la Guardia Urbana), convocadas por Sociedad Civil Catalana y otras diez entidades, se han sumado esta mañana a la manifestación del 12 de Octubre en Barcelona, una protesta que reivindica de nuevo la unidad de España y su rechazo a la independencia tras la masiva marcha del pasado domingo que reunió a un millón de personas, según la organización, y 350.000, según la Guardia Urbana, en la capital catalana.

La manifestación, que ha transcurrido en un ambiente festivo y sin incidentes, ha arrancado en el paseo de Gràcia de Barcelona, a la altura de La Pedrera, y ha concluido en la plaza de Cataluña, donde los organizadores han leído un manifiesto en el que se ha reclamado respeto y se ha abogado por "sumar identidades". Banderas españolas y catalanas han ondeado durante todo el recorrido en el que los manifestantes han pronunciado consignas a favor de la unidad de España y en contra de la estigmatización de los que no son partidarios de la independencia . "No somos fachas, somos españoles", han coreado los presentes en un momento del recorrido. La protesta, que ha desbordado la plaza de Cataluña, ha dejado también imágenes como la de algunos asistentes que se han acercado a agentes de los Mossos desplegados en la zona y les han abrazado en un gesto de cordialidad. Otros, han pronunciado consignas contra la policía autonómica y su papel durante el 1-0.

A la cabecera de la manifestación se han sumado dirigentes del PP, como Alberto Fernández Díaz, Daniel Serrano y Sergio Santamaría, y de Ciudadanos, como Inés Arrimadas, José Manuel Villegas, José María Espejo-Saavedra y Carina Mejías, además de contar con el apoyo de otras organizaciones políticas, como Vox y Hazte Oír.

Muchos de los concentrados llevan camisetas moradas con el lema "respeto" escrito por delante, mientras que en la espalda puede leerse: "Somos españoles. Trabajamos, sufrimos y luchamos".

"España no nos roba, el dinero está en Andorra"

También se pueden oír consignas como "España no nos roba, el dinero está en Andorra", "No nos engañen, Cataluña es España", "Puigdemont a prisión", "España es una y no 51" y vivas a España, al Rey y a la Guardia Civil.

Al concluir la marcha, los organizadores han leído un manifiesto en el que reclaman al presidente catalán, Carles Puigdemont, restablecer "la convivencia y la ley" en Cataluña, y aseguran que la independencia sería un negocio ruinoso.

Lo ha dicho el portavoz de D'Espanya i Catalans y presidente de Regeneración Democrática, Clemente Polo, quien ha indicado que "los independentistas son catalanes incompletos", que a Puigdemont le temblaron las piernas en su discurso parlamentario del martes, y que la prevista declaración de independencia quedó reducida una "confusa pantomima", según él.

Por su parte, la jurista Teresa Freixes, de Concordia Cívica, una de las entidades convocantes, ha abogado por el respeto y ha defendido "una Cataluña fuerte, tolerante, integradora y plural".

Los convocantes han admitido que la marcha, en plena crisis institucional por el conflicto secesionista, no pretende repetir la masiva movilización del pasado domingo en Barcelona por la unidad de España, cuando se manifestaron más de 350.000 personas, según la Guardia Urbana, y más de un millón, según SCC.

Además de Sociedad Civil Catalana, también han convocado la manifestación otras entidades como Espanya i Catalans, Empresaris de Catalunya, Concordia Cívica, Regeneración Democrática y Profesores por el Bilingüismo, entre otras, informa Efe.