Mas y Pascal, durante la reunión ayer de la ejecutiv a del PDECat - PEP DALMAU

Artur Mas dimite como presidente del PDECat: «No quiero ser un freno»

La decisión llega a pocos días de que se conozca la sentencia por el caso Palau y tras sus críticas a la postura de Puigdemont

BARCELONAActualizado:

Artur Mas ha confirmado este martes su renuncia al cargo de presidente de PDECat debido, según ha explicado, a la necesidad de que la nueva etapa política que se abre tras las elecciones tenga nuevos liderazgos y al calendario judicial que tiene que afrontar. «No quiero que mi presencia pueda ser un freno» ha dicho Mas, para quien los buenos resultados obtenidos por Junts Per Catalunya en las elecciones del 21-D «abren una posibilidad de oro para que el PDECat pueda ampliar su base». «Quiero que la propuesta de Junts Per Catalunya cuaje y se expanda», ha dicho.

«Los resultados de Junts Per Catalunya van más allá de las expectativas que teníamos», ha subrayado Mas, para quien la decisión tiene como misión «reforzar» ese mismo resultado y dar salida a nuevos liderazgos. En este sentido, Mas ha insistido en que que el principal motivo de su dimisión es el de contribuir con su marcha al crecimiento del partido y ha situado las causas judiciales en un segundo plano.

Con todo, no ha escondido que el complicado calendario judicial que le espera, con la sentencia del caso Palau a la vuelta de la esquina y la posibilidad de que el Tribunal de Cuentas le embargue la vivienda a causa del juicio por el 9-N, también ha influido en la decisión. Y no sólo eso: el hecho de haber recibido una notificación del (TS) informándole de que está investigado en la causa del 1-O complica aún más su horizonte pena. «A corto plazo me resta margen de maniobra, y creo que no tengo que limitar la expansión de este proyecto, del PDeCAT y de Junts per Catalunya, y en la presidencia del partido se necesita a alguien que sí tenga margen de maniobra», ha dicho.

Mas, que no ha asistido a la reunión de la dirección del PDECat, ha comparecido ante la prensa en solitario y ha explicado que tenía la decisión tomada desde antes de verano. «Y no sólo pensada, también comentada». «Quería decirlo justo ahora que empieza un curso político decisivo», ha dicho. «Hago otro paso al lado justo hoy que hace dos años del primero», ha añadido en referencia al día en que renunció a la presidencia de la Generalitat en beneficio de Carles Puigdemont.

El paso atrás de Artur Mas se produce antes de que el próximo lunes se conozca la sentencia del caso Palau, en la que la antigua CDC está acusada como responsable civil y a la que se podría exigir una compensación superior a los 6,6 millones de euros. El gesto de Mas se lee como un intento de librar al partido heredero de CDC del lastre de la corrupción. En este sentido, Mas también ha querido desvincular su decisión de esta sentencia en concreto y ha recordado que la sombra de la corrupción ya le ha costado a Convergència el precio más alto: la desaparición del partido.

Discrepancias con Puigdemont

De igual modo, su dimisión se produce en un momento muy complicado para el partido del PDECat debido a la situación de enroque en la que se encuentra el expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont, cuya postura despierta recelos en la formación.

Ayer mismo, Mas habría planteado en el seno de la dirección del partido la necesidad de formar gobierno, reclamando a Puigdemont un gesto de generosidad. Mas habría asegurado también, según fuentes del PDECat consultadas por ABC, que el independentismo no tiene fuerza suficiente para forzar «nada».

En este sentido, también desde el partido independentista se apunta a que Mas no compartía con su sucesor en el Palacio de la Generalitat los pasos dados por este en el órdago secesionista, si bien decidió desde el principio mantenerse en una posición discreta, tras su salida del gobierno catalán hace ahora dos años.

Con todo, el expresidente catalán ha querido dejar claro que su dimisión «no es un mensaje a nadie, y menos a Puigdemont». «Es una manera de tomar decisiones y encarar situaciones», ha relativizado.

El futuro del PDECat

La dimisión de Mas, quien había comunicado a su entorno hace días que dimitiría antes de la sentencia del caso Palau, no obligará al PDECat a escoger un nuevo presidente, ya que la función de este cargo es más honorífica que ejecutiva. Mas fundó el PDECat con el doble objetivo de sustituir a CDC -sin el lastre de su pasado- y conseguir la secesión de Cataluña.

El equipo que actualmente lleva las riendas del PDECat lo lidera Marta Pascal, y a su lado figuran David Bonvehí y Neus Munté, que esta tarde acompañarán a Mas en su comparecencia ante los medios.

En las últimas semanas ha sonado con fuerza el nombre de Ferran Bel como un valor en alza dentro de las filas del PDECat; pero el alcalde de Tortosa (Tarragona) y senador no cuenta con el respaldo de las bases. Fuentes del PDECat descartan por completo que Puigdemont sustituya a Mas como presidente del PDECat.