Economía

UGT y CCOO llevarán a los tribunales a Lactalis por incumplir el acuerdo sobre Lauki y actuar «de mala fe»

La Junta seguirá las cuestiones planteadas ante la Unión Europea mientras la empresa seguirá con la venta fuera de Anclaje

Factoría de Lauki de Valladolid ya cerrada
Factoría de Lauki de Valladolid ya cerrada - F. BLANCO
ABC.ES Valladolid - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

Los sindicatos UGT y CCOO han confirmado este lunes su intención de llevar a los tribunales a Lactalis por incumplir el acuerdo social en Lauki y por actuar de mala fe, han anunciado que llevarán a cabo acciones reivindicativas en el entorno de la factoría cerrada y acudirán de nuevo al Parlamento Europeo para denunciar el mal uso de los fondos europeos.

Así lo han afirmado el secretario de Acción Sindical de CCOO, Vicente Andrés, y el secretario de Política Sindical, Industrial y Empleo de UGT, Raúl Santa Eufemia, tras una nueva reunión del grupo de trabajo sobre Lauki en la Fundación Anclaje, a la que no ha asistido la empresa --no estaba tampoco convocada-- tras haber contestado por escrito que su intención, una vez cumplido el acuerdo social, es continuar con la venta de la factoría --cerrada el 30 de septiembre-- en el ámbito privado y sin su fiscalización por esta entidad.

A este respecto, Vicente Andrés ha asegurado que están «absolutamente convencidos» de que la multinacional ha actuado «de mala fe» y firmó el acuerdo con los trabajadores «a sabiendas de que no iba a cumplir», al contrario que los sindicatos, que hicieron «de buena fe» y con el planteamiento de buscar un comprador que permitiera la subrogación de los trabajadores, lo que hizo que se decidiera la firma del expediente de regulación.

Sin embargo, el responsable de CCOO ha añadido una vez que se ha constatado que no ha sido un acuerdo «acertado» y una vez «hecho el mal» se abona el terreno para un conflicto «sin referentes» en la Comunidad, ya que hasta ahora las empresas se habían marchado, unas con acuerdo y otras sin él, «pero no engañando».

Así, ha asegurado que se sienten «enfadados» y «engañados» y ahora iniciarán un periodo de acción legal en el que denunciarán a la empresa ante el Juzgado de lo Social, algo que ya tienen sobre la mesa los servicios jurídicos de los sindicatos, que en los próximos días se reunirán para ver cómo se articula la denuncia.

Paralelamente, antes de final de año, de nuevo acudirán al Parlamento Europeo para explicar que Lactalis «cierra fábricas de forma ilegal» y «engaña» a la ciudadanía, a los trabajadores y a los sindicatos.

Mal uso de fondos

Además, ha añadido Santa Eufemia, pretenden hacer ver que los fondos europeos han sido «mal usados» por Lactalis y muchas multinacionales que logran fondos para reindustrializar pero lo que al final hacen es beneficiarse.

Asimismo, ha hecho un llamamiento a la patronal Cecale y a la Junta de Castilla y León que en próximos movimientos empresariales o localización de empresas se potencie la protección de los castellanoleoneses.

Por su parte, el director general de Competitividad de la Industria Agroalimentaria y de la Empresa Agraria de la Junta de Castilla y León, Jorge Morro Villacián, ha aclarado que la reunión mantenida este lunes se convocó una vez que la multinacional ha manifestado que una vez cumplido el plan social continúa abierta la voluntad de venta de la fábrica, pero no a un competidor del sector y en base al precio de tasación (unos 6 millones de euros, aunque hay maquinaria que se ha desmantelado).

Además, ha añadido Morro, Lactalis ha señalado que la venta se circunscribe al ámbito privado, fuera de la Fundación Anclaje, una vez que considera cumplido el acuerdo social que se tutelaba en este marco, por lo que no quiere fiscalización alguna.

El director general ha asegurado que el Gobierno autonómico hará un seguimiento «muy escrupuloso» de las cuestiones planteadas por la Fundación Anclaje ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo.

Además, ha criticado que en un proceso «muy difícil» Lactalis no haya puesto «facilidades» como eran los requerimientos de vender la factoría a un precio simbólico y permitir la entrada a una empresa del sector. «En estos cuatro meses en los que había que echar toda la carne al asador para encontrar compradores no se han puesto las máximas facilidades», ha aseverado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios