Economía

La nueva factoría de Campofrío en Burgos echa a andar con 318 empleados de los 620 que trabajarán

El Rey Felipe VI visitará las instalaciones el próximo 23 de noviembre

Estado actual de las obras en la fábrica de Campofrío
Estado actual de las obras en la fábrica de Campofrío - ICAL
MAR GONZÁLEZ Burgos - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

Las lágrimas deslizándose por unos rostros de incredulidad, tristeza e incertidumbre ante un futuro consumido por las llamas comienzan a cambiarse por caras que empiezan a esbozar la sonrisa de la esperanza y la ilusión. La de ver cómo, después de dos años y en un «tiempo récord», ese día a día en Campofrío vuelve poco a poco a hacerse realidad. En su retina, aquel fatídico 16 de noviembre 2014, cuando el fuego redujo a cenizas, ante la impotencia de empresarios, trabajadores y vecinos, la planta de la multinacional cárnica en Burgos. 24 meses de intenso trabajo después, la actividad regresa.

De hecho, aunque la Nueva Bureba, como se llama las instalaciones de Campofrío en Burgos, no está aun lista para su inauguración oficial, lo cierto es que su puesta en marcha está en la recta final y los trabajadores tienen ya desde ayer mismo su contrato directo con la empresa. Así lo afirmó el portavoz del comité, Dionisio Fraile, aunque detalló que, en la actualidad, están trabajando 318 personas y el resto, hasta 623, lo hará «progresivamente» en los próximos meses. Los que faltan hasta los 774 que empleados en la antigua Campofrío se han acogido a las jubilaciones y otras medidas acordadas en este tiempo.

Fraile explicó que, en esta recta final hacia un nuevo comienzo, se ha llegado a un acuerdo basado en días libres, vacaciones y de formación para «compaginar la ardua labor de poner en marcha una empresa de estas características». Todos los trabajadores deberán ponerse al día para estar a la altura de unas instalaciones que, según Campofrío, serán de las más modernas de Europa e incorporarán la última tecnología del sector.

Lo podrá comprobar el Rey, que el próximo día 23 visitará las nuevas instalaciones en Burgos de la compañía que preside Pedro Ballvé, quien en 2017 recibirá la Medalla de Oro de Burgos a propuesta de los propios trabajadores de la factoría, que le consideran «pieza clave» en la construcción de la Nueva Bureba y que la multinacional siga en Burgos tras el incendio. Será la primera visita oficial de Felipe VI como monarca a la capital burgalesa. Ya lo hizo su padre, el Rey Don Juan Carlos, cuando se celebró el 50 aniversario. Dos imágenes para la historia de Campofrío, que presentó ayer a sus trabajadores un documental en el que se muestra cómo se gestionó la crisis del incendio y el diseño, construcción y puesta en marcha de la nueva planta.

Pancarta de apoyo a la empresa en el Ayuntamiento de Burgos
Pancarta de apoyo a la empresa en el Ayuntamiento de Burgos- R. O.

Ayer, dos años después del incendio que arrasó la fábrica, Burgos volvió a volcarse con sus trabajadores desplegando en el balcón el Ayuntamiento la misma pancarta de entonces: «Burgos con Campofrío».

Una representación de trabajadores acompañó al alcalde de la ciudad, Javier Lacalle, en este «acto simbólico» con el que se recuerda un día tristemente histórico y un aniversario que marca un antes y un después. Lacalle señaló que se trata de la misma pancarta que fue hace dos años «icono de la destrucción de Campofrío», pero también «del mensaje de esperanza en el futuro» y ahora del «compromiso cumplido». Lacalle anunció que «cuanto antes», en los próximos días se «reactivará» la comisión especial creada en su día para acelerar las licencias necesarias para el inicio de las obras y, ahora dos años después, para la puesta en marcha de la factoría «con todas las medidas de seguridad para los trabajadores».

Proyecto Fénix

Todos los trabajadores celebraron juntos ayer en el Fórum Evolución este aniversario que supone un «final feliz» para Campofrío y para las cientos de familias que amanecieron aquel 16 de noviembre de 2014 «pensando que se había acabado nuestro modo de vida», como señalaba Hilario Sancha, presidente del Comité de Empresa.

Desde el primer momento se puso sobre la mesa el compromiso de permanecer en Burgos, para lo que se diseñó el Proyecto Fénix con el que la Nueva Bureba ha hecho resurgir a Campofrío en Burgos, el germen de este gran proyecto, de sus cenizas con la factoría más innovadora de Europa.

Con historia

Dos millones de pesetas, un pequeño matadero y 8 empleados fueron suficientes para arrancar en 1952 lo que hoy es la multinacional Campofrío. El fuego se llevó por delante las antiguas instalaciones. Ahora, tras la reconstrucción, 78.000 metros cuadrados, unos 12 campos de fútbol, albergan las nuevas y modernas instalaciones. Están en la misma localización que la anterior, pero tiene un diseño completamente diferente con cuatro zonas diferenciadas e independientes (recepción de materias primas, productos cocidos, curados y actividad de loncheado) y tecnología puntera para todos los procesos lo que permitirá un máximo uso de la superficie productiva. Según las estimaciones de la empresa, los más de 600 trabajadores podrán sacar una producción superior a las 100.000 toneladas anuales que supondrán la salida diaria de entre 40 y 50 camiones.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios