Economía

Los vinos regionales ya adelantan a Rioja en el Concurso Mundial de Bruselas

Valladolid acogerá en 2017 este certamen en el que los caldos de la Comunidad se han adelantado en inscripción a los de la autonomía vecina

El Concurso Mundial se celebrará en Valladolid el próximo 5 de mayo
El Concurso Mundial se celebrará en Valladolid el próximo 5 de mayo - ABC
M. GAJATE Valladolid - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

Conseguir su medalla coloca a un vino en el mapa. Multiplica su reputación en el caso de que sea ya conocido, abre las puertas al mercado a los que aún no han conseguido colarse en él y puede aumentar las ventas hasta en un 50 por ciento. El Concurso Mundial de Bruselas pone la lupa cada año sobre cerca de 9.000 caldos diferentes de todo el mundo, y aquellos a los que distingue consiguen lucirse con una garantía frente al consumidor. En 2017 el examen tendrá lugar en Valladolid, que será la sede de este prestigioso certamen itinerante en el que los anfitriones, como no podía ser de otra forma, esperan ser protagonistas. No es para menos, hasta doce denominaciones de origen se asientan en Castilla y León y aunque no se ha abierto aún el periodo de inscripción para la edición que se desarrollará en suelo pucelano; de momento, la de este año ya ha registrado un adelanto de participación de los caldos de la Comunidad frente a los de Rioja, que por primera vez pasan a segunda posición en la representación nacional para esta cita.

Con la gala de presentación de las actividades vinculadas al certamen, este miércoles comienza la carrera hacia su celebración en Valladolid, donde aterrizará el 5 de mayo. Entonces la Feria de Muestras dará cobijo a las catas de más de 9.000 vinos procedentes de medio centenar de países que se calcula como participantes -en 2016, unos 1.700 eran españoles y 300 de la Comunidad-. Las botellas se descorcharán y servirán en las copas de los 350 integrantes del jurado de 50 nacionalidades -la mayoría periodistas y también distribuidores, enólogos o sumilleres-. No son profesionales de la cata, pero sí del público, lo que acerca este reconocimiento a la cadena de venta.

Más de 9.000 vinos procedentes de medio centenar de países se darán cita en la prueba

La cata es a ciegas, lo cual deja siempre algunas «sorpresas», cuando no se imponen «los principales países productores», advierte el director del concurso en España, Frédéric Galtier. Y es que, por ejemplo, hay vinos sin popularidad alguna que «pueden romper el molde». Los caldos chinos están siguiendo esta línea y llegando a los distribuidores a través del certamen, sino tal vez no tendrían la «oportunidad». El resultado de la cata y su posterior valoración y reconocimiento se plasma como un análisis anual de las tendencias. Los resultados son «una instantánea» del mapa vinícola mundial.

Con la celebración del concurso en Valladolid, será la segunda vez que hace parada en España -tras Valencia en 2009- este certamen creado en 1994, que no siempre fue itinerante. Comenzó a girar en 2006 y uno de los motivos para salir de Bruselas fue acercar los conocimientos sobre la pluralidad vinícola y su entorno, y nada mejor que hacerlo sobre el terreno. En Valladolid, el jurado podrá «descubrir» Castilla y León. O más bien «redescubrirlo». Y es que Galtier reconoce que la mayoría de los profesionales ya conocen de sobra la Comunidad, cuyos caldos tienen un «espacio en el panorama español e internacional de primera categoría».

Actividades paralelas

Más allá de los vinos de renombre que con «razón» han conquistado los mercados, se pueden encontrar otros más desconocidos y con mucho potencial. Sirva de ejemplo el verdejo. A nivel mundial no tiene mucha fama, pero Rueda manda entre los blancos españoles y podría tener un mayor hueco fuera de las fronteras en el marco de una tendencia en alza de los suavignon blanc, que «son hermanos gemelos», expone Galtier.

Además, el concurso actúa de «pretexto para descubrir la gastronomía y la cultura» de la Comunidad, lo que desde el certamen ven como «una oportunidad para organizar catas, talleres y visitas enoturísticas». Actividades complementarais que pasado mañana se darán a conocer y que no se limitan sólo a los días del concurso -5,6 y 7 de mayo- ni a la sede anfitriona. La organización entiende que todo Castilla y León tiene «mucho» que ofrecer. La Diputación y el Ayuntamiento de Valladolid ya han programado un sinfín de actividades paralelas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios