Vicente Ángel Pérez - Corazón de león

¡Que viene el Madrid! Vicente Ángel Pérez

«El partido contra el Real Madrid es un premio pasajero para esos dos mil aficionados que cada domingo alientan a un equipo hundido en el infierno»

VICENTE ÁNGEL PÉREZ - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

Es la noticia del año, de la década, del siglo. No se habla de otra cosa en todo León y las centralitas de las redacciones están colapsadas por las llamadas que celebran tamaño acontecimiento. En las barras de los bares del barrio Húmedo es el principal asunto de conversación; no la política ni el frío que, por fin, ha bajado de los montes. Durante mes y medio a los periódicos les faltará papel; a las radios, ondas; a los tertulianos, palabras y tópicos, para exprimir hasta la última gota uno de los mayores sucesos de la historia de León, como si se tratase de un eclipse de sol que ocurre de cien en cien años, o la explosión de una estrella en la galaxia.

La expectación por tierras de León es enorme, a la vez que comprensible, pues no una, sino once estrellas galácticas van a explosionar en la noche del próximo día 26 en el cielo del estadio de fútbol de la capital. ¡Que viene el Real Madrid!, se exclama y se celebra por bares, calles y plazas como si el «gordo» de la lotería de Navidad fuese a derramar millones a cada leonés. El bombo, o sea, la suerte, ha decidido que la Cultural y Deportiva Leonesa dispute al galáctico Real Madrid la próxima eliminatoria de la Copa del Rey, un acontecimiento que para el común de los aficionados a este deporte supone el no va más, el sueño hecho realidad, el olvido de penas y sinsabores.

Viene el Real Madrid al Reino de León, un estadio de primera para un equipo de segunda, construido a principios de siglo cuando en España se levantaban por doquier obras faraónicas, museos de arte moderno o puentes de Calatrava en cada ciudad; un estadio con capacidad para más de trece mil espectadores, pero que cada domingo no acoge a más de dos mil. Por fortuna, las instalaciones han sido aprovechadas para sedes de otros deportes con mayor futuro que el del fútbol; no en vano, este equipo de la Cultural y Deportiva Leonesa que ahora celebra la llegada del Real Madrid ha estado a punto de desaparecer, y si sobrevive es por uno de esos caprichos que se permiten los millonarios árabes de Qatar. Así es el fútbol: la «Cultu», equipo filial de Qatar (o Catar, como la «modelna» Academia Española aconseja escribir).

El partido contra el Real Madrid es un premio pasajero para esos dos mil aficionados que cada domingo alientan a un equipo hundido en el infierno. En un par de meses, la noticia del siglo será sólo un recuerdo para contar a los nietos. Por fortuna, el deporte leonés de hoy no vive sólo del fútbol, sino que triunfa en múltiples especialidades con éxitos nacionales e incluso olímpicos que, por desgracia, nunca tendrán el eco de un partido entre la Cultural y el Real Madrid

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios