AGRICULTURA

Una vendimia récord en cantidad y calidad

Las doce denominaciones superan los 293 millones de kilos, un 30% más que en 2015

Vendimia en la Denominación de Origen Tierra de Zamora, donde la producción ha crecido un 30%
Vendimia en la Denominación de Origen Tierra de Zamora, donde la producción ha crecido un 30% - ABC
ISABEL JIMENO Valladolid - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

Restan semanas, meses o incluso años para que al descorchar las botellas sus aromas cautiven los olfatos y sus sabores los paladares, pero parte del trabajo para que esos vinos lleguen a las copas ya está hecho. Los tonos ocres y rojizos tiñen ya las viñas. La vendimia ha concluido en Castilla y León, y viticultores y bodegueros -que ayer celebraron el Día Europeo del Enoturismo- tienen motivos para brindar incluso antes de ver el resultado final. Y es que, en general, en las doce denominaciones de origen que amparan otros tantos caldos que se producen en la Comunidad el resultado ha sido bueno en calidad y cantidad.

De récord puede calificarse, a nivel global, la campaña de 2016, en la que los elementos de la meteorología se han alienado para servir pesadas más abundantes que nunca hasta ahora. Cerca de 300 millones de kilos de uva se han recolectado -más de 293 millones-. Cerca de un 30 por ciento más -28,6- que en la pasada campaña han recogido en las DO, superando incluso las optimistas previsiones del verano, antes de que los primeros racimos comenzaran a desprenderse de las vides. Bien es cierto que la de 2015 fue una vendimia escasa, condicionada por la pertinaz sequía, que también afectó y lastró la producción del viñedo.

Sin embargo, las lluvias primaverales de este año, el calor estival y las nuevas precipitaciones de final del verano y principio del otoño han contribuido a dar más peso a los racimos, dejando la vendimia más abundante de la historia en Castilla y León, donde también el agua ha prolongado la recolecta. Además, esas condiciones meteorológicas han contribuido a que, en general, la sanidad de la planta haya sido buena y, con ella, la calidad de la uva haya llegado en un óptimo estado a los lagares.

Entre las cinco denominaciones más grandes de la Comunidad (Ribera del Duero, Rueda, toro, Bierzo y Cigales), la producción ha sido casi un 31 por ciento superior a la del pasado año, con cerca de 65 millones de kilos más en los lagares. Si en 2015 se quedaron algo por encima de los 219 millones, éste han sobrepasado los 284. Una gran diferencia en comparación a la anterior campaña y que, aunque respecto a las medias de los últimos decenios no es tan elevada, sí es la mayor producción alcanzada hasta ahora por este quinteto de figuras de calidad vitivinícola de Castilla y León.

«Magnífica en Ribera»

El mayor incremento en este conjunto se ha producido también en la DO más grande, Ribera del Duero. Las más de 22.000 hectáreas de viñedo inscritas y el buen hacer de sus 8.344 viticultores ha brindado un trasiego del campo a sus 275 bodegas de más de 130,2 millones de kilos de uva «magnífica». Suponen un 46,6 por ciento más que el año pasado, cuando lo recogido menguó un 27% (33,5 millones menos). Eso sí, es la vendimia más abundante hasta ahora de Ribera, superando incluso la rica de 2014, cuando se rebasaron los 122 millones de kilos de uva.

También generosas han sido las vides de Rueda, superando los mejores registros hasta la fecha en una denominación que no para de crecer y sumar hectáreas -ya tiene más de 3.517 registradas- a esta reina de los blancos -el 99% de su producción es de estas variedades-. Un 22 por ciento más de recolección han logrado sus cerca de 1.500 viticultores, rozando los 111,5 millones de kilos de uva en sus 62 bodegas, que tuvieron que aguardar algo más para recibir las primeras uvas. En cifras absolutas, casi 19,7 millones de kilos más respecto a los 89 de 2015, pero que también dejan cortos los casi cien millones de 2013, año que marcaba hasta ahora su mejor registro. Se han superado incluso las mejores previsiones, rebasando ese tope de los cien millones de kilos para convertirse en vino. Unos datos «excelentes», según la DO, tanto en calidad como en cifras, de los que «se esperan unos vinos de máxima calidad».

Con incremento y «récord» también han cerrado la recolecta en Toro, superando los 23 millones de kilos, un 29,7 por ciento más que en la campaña anterior, cuando la mengua de una quinta parte respecto a la cosecha previa dejó lo que llegó a las bodegas por debajo de los 18 millones de kilos. Desde esta DO, donde la tinta de Toro es la variedad mayoritaria (supone el 92%) destacan no sólo la cantidad -la mayor de su historia, aunque no muy por encima de la de 2014-, resaltan la «gran calidad» de la uva, así como su sanidad, ya que el ciclo vegetativo transcurrió «sin que haya habido síntomas de enfermedades fúngicas».

Y algo más de un 12% es lo recogido en Cigales, donde «prácticamente se han cumplido las expectativas» de llegar a los 8,5 millones de kilos. Se han quedado en algo más de 8,45. Las lluvias en plena vendimia fueron «óptimas tanto para el fruto como para las bodegas», donde el parón «facilitó» los trabajos para seguir recibiendo más materia prima.

De las cinco grandes DO de Castilla y León, la única que ha anotado este año una cifra inferior a la del pasado es Bierzo, con una merma del 15,6%, quedándose en algo más de 13,5 millones de kilos de una uva que presenta una «calidad magnífica y un estado sanitario impecable». Ni las enfermedades como el mildiu ni el incremento de las lluvias «han podido empañar» una campaña que desde el Consejo Regulador califican como «magnífica e impecable». Confían en que los vinos de esta añada «van a ser de una gran calidad».

El conjunto de las otras siete denominaciones también arroja un balance global en positivo, con un incremento del 6 por ciento y evoluciones muy dispares, también con volúmenes muy diversos.

La también leonesa Tierra de León es otra de las tres DO que se apuntan al negativo. Unos 350.000 kilos menos en las bodegas, donde han llegado algo más de 4,2 millones del preciado fruto (-7,6%). Y también en «rojo», una de las pequeñas denominaciones, Arribes, la última en terminar de vendimiar -hace unos días- con una cuarta parte menos de uvas que el pasado año, quedándose en 900.000 kilos. Por contra, el mayor incremento de una vendimia en general algo retrasada, la hasta ahora más pequeña de todas, la segoviana Valtiendas, que ha duplicado su producción, hasta rozar los 360.000 kilos. Y casi un 55 por ciento más han producido las cepas de Sierra de Salamanca. 115.000 kilos a mayores que dejan el balance de este 2016 en su récord de 325.000.

Importante también el aumento registrado en Valles de Benavente, con casi un tercio más que en 2015. Los 280.000 kilos producidos más esta vez elevan a 1.137.0000 la uva que las vides han dejado. Un aumento casi similar el de Tierra del Vino de Zamora. Lejos quedan los 888.000 kilos de la pasada campaña entre viñedos y deja un guarismo nunca conocido en esta denominación de más de 1,17 millones de kilos que ya maduran en las bodegas para llegar a las botellas y los paladares de los consumidores.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios