El centro de Valladolid, en uno de sus habituales atascos
El centro de Valladolid, en uno de sus habituales atascos - ICAL
Medio ambiente

Valladolid supera 75 días los niveles de contaminación en el último año

Ecologistas en Acción asegura que fue el peor ejercicio en la última década

ValladolidActualizado:

Valladolid y su área metropolitana superaron en 2017 el límite legal de ozono y vivieron su «peor» año de contaminación atmosférica desde el inicio de la crisis económica, tal y como ha denunciado Ecologistas en Acción, que ha vuelto a criticar la ausencia de un plan regional anticontaminación y ha alertado de que de esta forma «perjudica la salud de sus 400.000 habitantes». Así, la ciudad soportó una «mala calidad del aire» por encima de lo permitido por la legislación durante 75 días, la quinta parte del pasado año. Si la evaluación de la situación se realiza con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de jornadas en esta situación se duplica hasta 145 días, «el peor escenario desde el inicio de la crisis económica».

La evaluación de los datos de las diez estaciones de las redes de control de la contaminación atmosférica del Ayuntamiento de Valladolid, de la central térmica de Michelín (propiedad de Iberdrola) y de la factoría de Renault a lo largo del año 2017, suministrados a Ecologistas en Acción por el Ayuntamiento y la Junta, permite observar que durante el año pasado y en el último trienio los niveles de ozono en la ciudad «han incumplido de nuevo el valor objetivo establecido por la legislación para proteger la salud humana».

La estación de control de la contaminación atmosférica donde en el trienio 2015-2017 se ha superado el valor objetivo legal para la protección de la salud humana fue la llamada «Renault 1», titularidad de esta empresa y situada entre los municipios de Valladolid y Laguna de Duero. En esta estación se ha superado durante 30 días el objetivo legal, establecido en 120 microgramos de ozono por metro cúbico de aire, cuando la normativa permite un máximo de 25 días al año, en la media de tres años consecutivos.