Política

Valdeón: «Pido disculpas a cualquier persona que se haya podido sentir mal»

La oposición aplaude la decisión de dimitir de la vicepresidenta de la Junta: «Era la única salida que tenía»

Rosa Valdeón, durante su comparecencia
Rosa Valdeón, durante su comparecencia - F. HERAS
MONTSE SERRADOR Valladolid - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

«Quiero pedir disculpas primero, al camionero; después, a cualquier persona que se pueda sentir mal con este incidente», señaló la vicepresidenta de la Junta y consejera de Empleo, Rosa Valdeón, en rueda de prensa minutos antes de presentar su dimisión de forma irrevocable tras el incidente de tráfico ocurrido el viernes al golpear con su vehículo un camión y no detenerse hasta que fue retenida por la Guardia Civil y sometida a un control en el que triplicó la tasa de alcohol.

Valdeón trasmitió al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, su decisión para que «este incidente no perjudique el normal funcionamiento del Gobierno de la Comunidad». Mantiene, de momento, su acta de procuradora en las Cortes de Castilla y León.

Minutos antes de trasladar al jefe del Ejecutivo autonómico su decisión, visiblemente afectada y con unos ojos hinchados que el maquillaje no podía ocultar, la vicepresidenta de la Junta compareció en la sede del Ejecutivo regional para explicar por qué fue retenida por la Guardia Civil cuando circulaba por la carretera N-122 (a la altura de Morales de Toro) con una tasa de alcoholemia de 0,77 miligramos por litro de aire. «Es la peor rueda de prensa que podía dar», explicó desde el mismo lugar en la que cada jueves da a conocer los acuerdos del Consejo de Gobierno. En su intervención, no quiso dar a conocer una decisión que tenía ya tomada porque «primero quiero hablar con el presidente», que ya se encontraba en su despacho del Colegio de la Asunción. Sin embargo y tras la insistencia de los periodistas, una de sus afirmaciones dejó poco lugar para la duda: «Voy a ser coherente con lo que he sido siempre». Y es que hace poco más de una semana, Rosa Valdeón se convirtió en la primera dirigente del PP en criticar duramente la posible entrada del ex ministro José Manuel Soria en el Banco Mundial. Ayer, aunque afirmó que «hay veces que las injusticias tienen unas consecuencias más allá de los normal», asumió su «responsabilidad» por unos hechos que calificó de «error e imprudencia».

A partir de ahí, la también portavoz del Ejecutivo autonómico hizo un relato de los hechos que desencadenaron «un día muy duro, uno de los peores de mi vida». Según su versión, a las cinco de la mañana del viernes emprendió viaje desde Zamora al aeropuerto de Barajas a donde tenía que llevar a sus hijos. «Dormí poco», señaló, y aludió al estrés y el cansancio por los que atraviesa como consecuencia de «una situación familiar compleja y de un trabajo intenso», por lo que la noche antes se había tomado un ansiolitico para dormir y por la mañana otro medicamento. Cuando volvía de Madrid, paró en un área de servicio para comer algo y allí consumió, según sus propias palabras, «una pulguita y dos cervezas». Continuó después su viaje «con normalidad» hasta que «la Guardia Civil me indicó que me parara». Fueron los agentes, indicó Valdeón en su relato, los que la informaron de que en un adelantamiento había dado a un camión. «En ningún momento he sido consciente, así que la primera sorprendida fue yo», aseguró la vicepresidenta, quien insistió en que «jamás haría algo así, porque si doy un golpe a alguien con el coche me paro». La prueba de alcoholemia a la que se sometió después dio 0,77 miligramos por litro de aire expirado en la primera y 0,72 en la segunda, cuando el máximo permitido es de 0,25, de forma que el vehículo acabó inmovilizado. Además, negó rotundamente que condujera a 170 kilómetros por hora como ayer se publicó e insistió en que llevaba el limitador de velocidad.

«No tengo nada que ocultar»

Tras este relato, Valdeón repitió que «no tengo nada que ocultar» y culpó del positivo al ansiolitico. «Daría cualquier cosa por no tener que estar contando ésto», lamentó aunque aseguró que «soy consciente de mi responsabilidad y de que los políticos tenemos un deber de ejemplaridad». «Me duele por mí, pero más por Herrera, por mis compañeros y por su proyecto», insistió Rosa Valdeón, al tiempo que tachó de «error» lo sucedido por haber conducido sin estar en condiciones pero «tenía que hacerlo, tenía que cumplir con mi obligación», señaló haciendo referencia a sus hijos. Valdeón abandonó la sala de prensa ntre lágrimas, después de asegurar que había recibido muchos mensajes de apoyo pero ninguna presión para que abandonase sus cargos, según dijo. Con quien no había hablado fue con el secretario de organización del PP, el zamorano Fernando Martínez Maillo.

Se abre ahora una inesperada crisis en el Ejecutivo autonómico que deberá cubrir la vicepresidencia de la Junta, la Consejería de Empleo y la portavocía que hasta ahora ocupaba quien había formado parte de las quinielas para sustituir a Herrera.

La oposición prefiere no hacer sangre

Mientras, la oposición prefirió no hacer sangre con lo sucedido a Rosa Valdeón y aplaudió en bloque la decisión de dimitir de la ya exvicepresidenta de la Junta al considerar también que «era la única salida que tenía» por unos hechos «graves» que, según consideraron, ha solventado de forma «acertada». Si el PSCL quiso desearlo «lo mejor», el líder de Podemos fue más allá al destacar que se marcha «lo mejor que tenía el PP de Castilla y León».

Por su parte, el secretario general y portavoz de Podemos Castilla y León, Pablo Fernández, aseguró ayer, «desde la gran diferencia política e ideológica», que la dimisión irrevocable presentada por la vicepresidenta de la Junta de Castilla y León «es una gran pérdida política para Castilla y León». «Rosa Valdeón demuestra una vez más que es una mujer y una política coherente, honesta y valiente. Ha cometido un grave error y ha asumido inmediatamente su responsabilidad política», subrayó en declaraciones a Ical tras asegurar que la política zamorana «era un oasis dentro del desierto del Partido Popular» de la Comunidad.

Ciudadanos (C´s) Castilla y León también consideró «acertada» la dimisión de la hasta ahora vicepresidenta. «Los ciudadanos merecen poder confiar en unos representantes cuyos comportamientos se ajusten a lo que de ellos espera la ciudadanía». C´s se mostró satisfecho porque «nuestra presencia en la política castellano y leonesa y nacional ha elevado el listón democrático con la intención de devolver a los ciudadanos la confianza en la política como solución y no como generadora de problemas», afirmó Luis Fuentes, portavoz de la formación

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios