Alfredo Corell habla con los alumnos participantes en esta iniciativa antes de su inicio
Alfredo Corell habla con los alumnos participantes en esta iniciativa antes de su inicio - F. HERAS
EDUCACIÓN

Universidad de Valladolid: Las defensas se van de cañas

Alumnos de Medicina aclaran cuestiones de Inmunología a la sociedad

VALLADOLIDActualizado:

Javier Gamazo sale al escenario y empieza a explicar cómo las defensas se desregulan en el organismo y generan un exceso de hormonas tiroideas. Es la enfermedad de Graves Basedow. También Víctor García se anima a contarnos cómo es el Museo de los trasplantes: los más realizados en España y sus particularidades. Son alumnos de Medicina que participan en un acto divulgativo de la Inmunología denominado «Tus defensas se van de cañas», organizado por el profesor de esta titulación de la Universidad de Valladolid Alfredo Corell, que también es el director del Área de Innovación Docente de esta Universidad.

El escenario para esta iniciativa, que cumple su V edición, se encuentra en el café-bar Pigiama de Valladolid y tiene lugar con motivo del Día Internacional de la Inmunología (que se celebra cada 29 de abril). Alfredo Corell explica que el objetivo de la idea «es mixto». Por un lado, «ser un complemento de la formación de los estudiantes, voluntario», y por otro, dar continuidad al proyecto de innovación docente e interuniversitario, «Inmunomedia» que mantiene este profesor con otras universidades españolas para divulgar los avances del mundo de la Inmunología en la sociedad.

Corell sostiene que divulgar la ciencia de este modo, siendo los alumnos los protagonistas, «es algo muy bonito» porque esa divulgación «es casi un arte» para poder hacer llegar al gran público cuestiones muy técnicas que no es sencillo explicar para un científico. Por este motivo, estos alumnos «tienen que hacer un gran esfuerzo para explicar cosas de modo divulgativo» y tienen que tener un gran nivel de conocimiento sobre el asunto. «Te cuesta a tí...», señala Corell, con que para los estudiantes no es nada fácil ni sencillo. «El estudiante, si tiene que preparar una charla a nivel de divulgación, hace un aprendizaje previo que no lo consigue de otra manera», añade este profesor.

Y claro está, no todos los científicos salen de su torre de marfil y muestran de una forma asequible para el público qué hacen en sus laboratorios, qué resultados obtienen de años y años de estudio e investigación, o cómo esos resultados pueden cambiar nuestra vida. Para Alfredo Corell, que lleva 12 años con este proyecto de Inmunología, «hay científicos que consideran esta actividad divulgativa «una ciencia de segunda categoría», pero afirma rotundo que la divulgación es «una responsabilidad y una obligación» para el científico, que pensar lo contrario «es un error». «La sociedad y la Universidad nos han enseñado a todos y lo que vayamos descubriendo hay que devolvérselo porque es un bien común y yo lo hago con mucho amor y mucha pasión».

Otra derivada de esta reflexión es la de que divulgando este conocimiento se genera interés por la ciencia y se fomentan las vocaciones científicas de los estudiantes más jóvenes, sean universitarios o no estén aún en la universidad. Difundir conocimiento para hacerlo más atractivo.

Desmontando engaños

Pero con estas iniciativas también se ayuda a desmontar ideas erróneas a veces muy asentadas en la sociedad. Cuando se dirige al público, el profesor Alfredo Corell lanza un mensaje al respecto: «Creemos profundamente en que el conocimiento evita el engaño».

En este sentido, explica que «cuanto más formado estás, más difícil es que te engañen y yo lo que quiero es que a la gente no la engañen; que con cuestiones tan graves como el cáncer te venga alguien diciendo que se cura oliendo limón, eso hay que desmentirlo desde el conocimiento». Y concluye Corell que «si la gente viene y escucha -en actividades como esta que traslada el aula de una universidad a un bar-, es más difícil que cuando lleguen esos mensajes te engañen».