GUILLERMO GARABITO - LA SOMBRA DE MIS PASOS

Tipos sin interés

«La Alcaldía de Valladolid se parece a un banco: todo es especulación y tipos sin interés»

GUILLERMO GARABITO
Actualizado:

Para ganar la Alcaldía en Valladolid hay que sacar mayoría absoluta e incontestable o sacar los peores resultados del partido, según se mire. O según el partido, claro. El otoño, si no es en un municipio catalán, es buen momento para ser alcalde de ciudad y hasta de pueblo. Poner urnas o no ponerlas, «esa es la cuestión».

Entre tanto el PP de Valladolid, desde que se quedaron sin Alcaldía en 2015, va capeando con un perfil medio-bajo la situación. Un perfil que consiste en decir lo mismo que decía el PSOE cuando estaba en su lugar. Porque la política es quejarse eternamente de las mismas cosas. Cuando gobernaba el PP el botellón -durante las ferias- andaba en extinción y era «muy pacífico», o eso contestaban ellos a las quejas de los socialistas. Y ahora que gobierna el PSOE se molesta el PP porque «hay botellón» durante las fiestas.

Los vallisoletanos somos gente de costumbres y rutinarios. Y si ya tenemos un alcalde para qué vamos a cambiarlo en las siguientes elecciones. Únicamente así se explica que nos duren los regidores una media de 17,5 años desde el 79. Ser alcalde de esta ciudad sigue el mismo orden que un banco de provincias hace un siglo donde uno podía empezar de botones y jubilarse de presidente si estaba por allí el tiempo suficiente.

Mientras en el PP no hay un candidato claro para las próximas elecciones. «Ni está, ni se le espera», bromean. Y se les echa el tiempo encima. Por allí todo son rumores. Unos que si Pilar del Olmo. Aunque ser consejera de Hacienda, más que una virtud, parece un pasado para acongojar. Otros que si la ministra Tejerina. Pero los que más saben señalan a Jesús Julio Carnero, por ser presidente del partido y por imperativo, pese a que él mantenga lo contrario.

La Alcaldía de Valladolid definitivamente se parece a un banco: todo es especulación y tipos sin interés.

GUILLERMO GARABITO