Luis Jaramillo - Punto de vista

Tensiones

«La tensión preelectoral se siente de muchas formas y casi nunca es buena para quien la protagoniza»

Luis Jaramillo
Actualizado:

La tensión preelectoral se siente de muchas formas y casi nunca es buena para quien la protagoniza. Aparece como un síntoma de debilidad ante el adversario y termina por trasladar a la sociedad una imagen de la política que no beneficia a nadie y en los tiempos actuales no estamos para estas lides, sino para intentar hacer un esfuerzo de la dignificación de la actividad, ya que los ciudadanos perciben la política y los políticos como algo muy lejano y como uno de sus principales problemas.

Se equivocó Oscar Puente, el alcalde de Valladolid, al acusar al Procurador del Común de estar al servicio del PP y arrastrar con ello a su partido y exageró mucho al afirmar que llegaba a tener miedo al ver la bancada del PP «en la antesala de la agresión física». Tales afirmaciones podrían llegar a ser encuadradas en un calentón en el debate político, pero no se entiende que se categoricen y para colmo, que el acercamiento posible entre los dos partidos no se lleve a efecto.

Lo cierto es que hoy Luis Tudanca tiene un papelón en el pleno del Procurador del Común, porque las críticas del alcalde de Valladolid van a estar latentes en el debate y si nada cambia, el rutinario y tantas veces aburrido informe, se encontrará con el reproche, por partidista, que le hará el principal partido de la oposición. También esto meterá al pleno en el ambiente preelectoral y hará que el trabajo de la institución trascienda por la polémica y no por sus logros.

La decisión del PSOE de suspender la reunión prevista con el PP de Valladolid para tratar de limar asperezas es un error, porque la imagen de quién controla a quién va a eclipsar la posible solución del problema. Y mientras PP y PSOE no resuelvan la situación, Ciudadanos se frotará las manos porque es quién rentabiliza estas disputas. ¡Y falta más de un año para las elecciones!

LUIS JARAMILLOLUIS JARAMILLO