Los procuradores del PSOE abandonan el hemiciclo
Los procuradores del PSOE abandonan el hemiciclo - ICAL
Política

La tensión de Cataluña se traslada a las Cortes con estampida del PSOE incluida

Los socialistas dejan el pleno al entender que los populares les comparaban con Puigdemont y Trapero

ValladolidActualizado:

Ya con el sopor de rozar las dos de la tarde y superadas las cinco horas de sesión, un pleno sin sobresaltos y en el que incluso abundaron los acuerdos explotó ayer por los aires cuando el Grupo Socialista en bloque decidió abandonar la sesión y ni siquiera regresó para votar a favor de su propia iniciativa. Los ecos de la situación que se vive en Cataluña retumbaron, y con gran estruendo, en el interior del cubo de alabastro. Todo a cuenta de una similitud que hizo el popular Ángel Ibáñez que sentó como un tiro al PSOE, que encabezado por su portavoz, Luis Tudanca, dio la estampida del hemiciclo. De nada sirvieron las palabras de la presidenta de la Cámara, Silvia Clemente, intentando templar los ánimos. Los 25 procuradores dejaron vacíos los escaños.

«Por desgracia, el PSOE está tan legitimado para hablar de decencia, transparencia y ecuanimidad como el mayor Trapero para hablar de dignidad o Carles Puigdemont para dar una clase de Derecho Constitucional». Estas palabras pronunciadas por el parlamentario popular fueron el motivo de la polémica, la trifulca, el enfado y un malestar -en ambas formaciones-. Tudanca entendió que con ello les estaba comparando con dos de los hombres más cuestionados en este momento en el panorama político nacional, por lo que pidió a Ibáñez que las retirara. El parlamentario popular tomó de nuevo el micrófono, las repitió para intentar dejar claro que no pretendía esa comparación, pero en las filas socialistas las caras de enfado, con Tudanca ya en pie en su escaño, fueron en aumento y comenzó el desfile hacia la puerta de salida. Ni siquiera atendieron a las palabras de Clemente intentando explicar que igual no habían «entendido» el sentido de la frase de Ibáñez, quien propuso sin éxito ni ser escuchado retirarlas. «Si no quieren escuchar, flaco favor hacen a lo que ocurre en el hemiciclo», señalaba la presidenta de las Cortes mientras los 25 procuradores socialistas dejaban libres sus escaños. También llamada al orden a las filas populares por los murmullos.

«Les vale todo», recriminó ya en los pasillos el portavoz socialista, quien tachó de «desvergüenza» la «comparación» realizada por Ibáñez. «Les importa un bledo la unidad de España y Cataluña», afeó Tudanca al PP, por sus palabras justamente en un momento en el que España vive la «peor crisis territorial» de su historia democrática. El también secretario regional del PSOE defendió que su partido está siendo «leal» en este asunto, pero, censuró, «al PP lo único que le interesa es tratar de calentar el enfrentamiento».

«No vamos a consentir que falte el respeto», incidió Tudanca, quien pidió al presidente regional de los populares, Alfonso Fernández Mañueco, y al del jefe del Ejecutivo autonómico, Juan Vicente Herrera, la «reprobación» de Ángel Ibáñez, o «serán cómplices» de sus palabras, dijo, visiblemente enfadado y con el malestar de fondo sobre esta cuestión pesando en el seno de su partido.

«En el fragor del debate»

Sin embargo, desde el Grupo Parlamentario Popular, su portavoz, Raúl de la Hoz, incidió en que no se trataba de una comparación directa, sino de unas palabras pronunciadas dentro del «fragor del debate». «No puede ser tener la piel tan fina», dijo en alusión al PSOE y su airada salida del hemiciclo sin atender al ofrecimiento del popular de retirar sus palabras y que enmarcó en la voluntad de Tudanca de llamar la atención después de presentar una propuesta para reformar la Ley de Publicidad Institucional -que no salió adelante- «que pasó sin pena ni gloria». Además, De la Hoz recordó que los socialistas llamaron en varias veces «corruptos» a «todos» los del PP y ellos no se marcharon del pleno al entender que formaba parte del debate. De la Hoz no consideró que estas declaraciones justo en este momento puedan afectar a las relaciones de ambos partidos a nivel nacional sobre el asunto catalán. En el PP sí retiraron de inmediato el tuit publicado con la frase.