Fernando Rey, durante la visita este sábado al Instituto de Enseñanza Secundaria Julián Marías de Valladolid ICAL
EDUCACIÓN

Rey tacha de «frívola y tomadura de pelo» la oposición del PSOE a una EBAU única

El consejero de Educación lamenta las «impropias» declaraciones de la palentina Martínez Seijo y las considera «una falta de respeto a los estudiantes»

VALLADOLIDActualizado:

El consejero de Educación, Fernando Rey, lamentó este sábado que el PSOE nacional se haya «apeado» del pacto educativo, y se desvincule de una única prueba nacional para la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU). Sus críticas iban directamente lanzadas contra las declaraciones realizadas por la diputada socialista y portavoz de Educación del PSOE en la Cámara Baja, Mariluz Martínez Seijo, publicadas ayer por ABC y que calificó como «muy poco meditadas, improvisadas, muy frívolas porque el problema es trascendental» y sobre todo «impropias» de una diputada de una provincia de la región como Palencia. En opinión del consejero, las palabras de Seijo, que considera que se trata de «un problema sin repercusión nacional y que sólo afecta de Castilla y León» , son «una tomadura de pelo y una falta de respeto total hacia los alumnos de nuestra Comunidad». «Me gustaría preguntarle qué les diría a nuestros alumnos de segundo de Bachillerato que se van a manifestar el próximo viernes y que saben, ellos y sus familias, que están siendo objetivamente discriminados», sin que «el PSOE haga nada», sentenció.

Rey reitero que la problemática no es sólo de Castilla y León, sino que afecta a todas las autonomías donde los alumnos obtienen mejores resultados. En concreto, citó a Asturias y Cantabria, ambas gobernadas por el PSOE. «Tenemos un problema de desfase como se muestra en todos los informes nacionales e internacionales. Los alumnos de las comunidades autónomas, no sólo de Castilla y León, donde se exige más y tienen mejores resultados, están injustamente indiscriminados, a la hora de elegir su carrera», concluyó. Esta situación se produce en el momento en el que los estudiantes castellano y leoneses se enfrentan a unas pruebas de acceso a la universidad (EBAU) bastante más complicadas que en otras autonomías donde el nivel académico es inferior, lo que se traduce en que las notas que se obtienen son inferiores y, por consiguiente, tienen más difícil acceso a aquellas carreras donde hay menos plazas, como Medicina que, sin embargo, admite cada año a decenas de estudiantes de otras autonomías, como Andalucía y Extremadura, en sus facultades de Valladolid y Salamanca. Mientras, los alumnos castellano y leoneses se ven obligados a cambiar de carrera o a buscar otro destino. No es pues de extrañar que, ante esta situación, corroborada desde la Consejería y desde las propias universidades, Fernando Rey lleve meses embarcado en una auténtica cruzada para conseguir que las 17 pruebas de EBAU se conviertan en una. Precisamente por eso, el viernes se reconocía «desolado» tras conocer el rotundo planteamiento de la Federal del PSOE a través de su diputada y secretaria de Educación.

También en el PP hubo «enfado y sorpresa» tras conocer las declaraciones «tajantes» de Seijo, según reconoció la procuradora Isabel Blanco, quien rechazó las palabras «frías» de la palentina y acusó al PSOE de «no querer buscar una solución» al «salirse» de la mesa que negocia el Pacto Educativo en el Congreso. Para la también presidenta de la Comisión de Educación en las Cortes regionales y al contrario de lo que manifiesta la política palentina, la cuestión de la «necesidad» del examen único «es un problema nacional que afecta a nuestros estudiantes y a muchos más», al tiempo que criticó que Seijo «cierre la puerta» a cualquier «solución» consensuada en todo el país. Blanco exigió a los dirigentes del PSCL que se expliquen, tras recordar que en el parlamento regional aprobaron una proposición en la que se abogaba por una EBAU idéntica en España y en la que «añadieron una enmienda para analizar este asunto con otras comunidades» y que ahora «se ha convertido en un tiro al aire». La procuradora consideró que los socialistas están haciendo «una pantomima» tanto «aquí como en Madrid» y rechazó la posibilidad de «bajar los niveles» de los exámenes en Castilla y León «porque ni siquiera los estudiantes quieren eso».

Tras recalcar que el PP castellano y leonés «fue el primero en demandar una prueba única», recordó su «apoyo» a la manifestación que protagonizarán los alumnos y sus familias la próxima semana y a la que cargos populares se sumarán «a título personal», aceptando la petición de los convocantes de que «no se politice» la protesta.